Marketing

3 razones para añadir curación de contenidos al marketing de tu empresa

Los que me conocen de verdad saben que siempre me ha gustado hacer cosas simultáneamente a otras. Te pongo un ejemplo: mientras estudiaba en el instituto trabajaba con organizaciones no gubernamentales, y también en la universidad. Una de estas ONGs fomentaba muchísimo el trabajo artístico de chicos en riesgo de exclusión, y los dividía en distintas categorías para luego exponerlo y venderlo, y así los chavales se podían llevar algo de dinero.

Hacían un muy buen trabajo.

La cuestión es que la curación de contenidos es muy parecido a lo que hacíamos en esta ONG: no cogíamos cualquier cosa y la exponíamos, sino que solamente elegíamos los trabajos más interesantes de los chicos. Cogíamos lo que pensábamos que podía interesar más a la gente. Desde el punto de vista de empresa es igual: tienes que pensar si lo que compartes atrae a tu público objetivo de tal forma que le apetezca trabajar contigo.

Piensa una cosa un momento: en vez de simplemente retuitear o dar like a un tweet interesante, ¿no es mejor analizar y explicar a tus usuarios porqué es interesante y cuál es su valor? Esto es realmente la curación de contenidos.

Además, la curación de contenidos para las empresas ofrecen un montón de ventajas y beneficios para ti, como por ejemplo, el de darte la posibilidad de crear más contenidos y mucho más rápido. No te va a extrañar escuchar que para las empresas uno de los principales problemas es encontrar tiempo para crear contenidos, y respecto a esto, te voy a decir un pequeño secreto: curar contenidos implica analizar y encontrar el contenido interesante para tu comunidad, y, por lo tanto, es contenido que te puede servir para inspirarte y crear contenidos propios de la mayor calidad posible.

Por otro lado, la curación de contenidos te facilita la consecución de leads segmentados a tu página web. Ten en cuenta que una de las objeciones que se ponen a la curación de contenidos es el pensamiento de que este hará que tu tráfico se lo lleven otros, puesto que estos serían lo que estarían más dispuestos a crear contenido interesante para tu público. Pero, la verdad es que no es así. Siempre, y digo, siempre, se debe dar la autoría a quien le pertenece, pero también deberías colocar ese contenido en tu web o en tus perfiles sociales para que te lleve a ti tráfico de calidad.

También aumenta tus conversiones. Si a un usuario le interesa un contenido que has curado porque le has ayudado a satisfacer su necesidad, este volverá a ti, y cuando lo hagas un par de veces, ya lo habrás sumado a tu causa.

1 Comment

1 Comment

  1. Oria

    17 abril, 2018 en 11:51

    Gracias por este post, Inma.

    Si cuando buscamos información sobre el tema de un post vamos asimilando esos nuevos conocimientos, al final seremos capaces de plasmar nuestro propio punto de vista, o sea, que no sería copia ya que el conocimiento ya es nuestro, digamos.

    Pero cuando te “apoyas” demasiado en otro artículo, o se hace referencia a ideas plasmadas en otra fuente de contenido, como podría ser un libro o revista especializada, hay que citar la fuente. De todas maneras, hay reglas que indican a partir de cuantas palabras calcadas iguales a otro artículo se consideraría plagio. Bien, es asunto delicado.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.







Subir