Marketing

6 Ocasiones en las que es necesario hacer rebranding

Cambiar el logotipo de una marca es siempre un proceso complejo que puede entrñar ciertos riesgos. De hecho, algunas de las empresas que lo han hecho han terminado sufriendo el rechazo de los consumidores y han tenido que dar marcha atrás. Uno de los casos más explicativos es el de la cadena de tiendas GAP, que hace unos años quiso modernizar su imagen pero terminó encontrándose con un verdadero levantamiento por parte de sus clientes. Con lo cual, la marca no tuvo otra alternativa y tuvo que volver a su antiguo logo, ya que era el que realmente gustaba a sus consumidores.

Pero si cambiar el logo ya puede poner en riesgo muchas cosas, cambiar la identidad, de nombre o los colores corporativos puede llegar a suponer una debacle si no se hace bien.  Prácticamente un deporte de avnetura extremo. Y es que no solamente se corre el riesgo de que los consumidores lo rechacen, sino que además hay que llevar a cabo una gran labor de reeducación para que se habitúen a esta identidad, lo cual puede ser un proceso complejo, lento y que requiere de mucho esfuerzo. Es el caso, por ejemplo de la marca Mr. Poper que hace unos años se convirtió en Don Limpio y de las tartas Comtessa, que pasaron a llamarse Vienettas.

Rebranding

La pregunta es, ¿por qué las marcas deciden hacer estos cambios si el proceso puee llegar a ser tan arriesgado? Lo cierto es que a pesar de las dificultades que pueda entrñar y de los problemas que puede traer consigo, existen ocasiones en las que no queda más que tomar esta decisión.

Fusiones/Adquisiciones

Cualquier movimiento de negocios que modifique la estructura de la empresa puede obligar a tomar este tipo de medidas. Es lo que le ha ocurrido, por ejemplo, a la marca Nokia que se ha visto obligada a hacerlo en base a decisiones de negocio y compras.

Crisis de producto o servicio

Muchas empresas que han visto lastrados sus beneficios por escándalos, problemas económicos o porque su nombre se ha vuelto tóxico, deciden dar un cambio drástico para limpiar su imagen. Es el caso, por ejemplo, de Telefónica, que decidió cambiar su nombre para telefonía movil debido a la mala imagen que arrastraba.

Oleada de cambio

Algunas empresas hacen rebranding o cambian el nombre de algunos de sus porductos cuando se produce una gran oleada de cambio en el mercado y hace que algunas cosas se pongan de moda. Es precisamente esto lo que hizo que hace 2 décadas todo se llamara 2.0 o que llevara una “i” delante. Era la forma de demostrar que el producto era moderno.

Cambios estratégicos

Cuando una marca decide cambiar su estrategia, redirigirla hacia otro sector o potenciar un determinado campo del negocio, un cambio en la identidad de la marca puede ser fundamental para posicionarse mejor en el mercado.

Cuidar la imagen

También puede hacerse rebranding para mantener una imagen visual coherente, moderna y actualizada con los tiempos.

Potenciar la competitividad

Cuando una marca ve amenazada su posición en el mercado, puede que cambie su nombre para que las cosas vuelvan a su cauce. Se trata de una forma de decir al mundo que todavía está ahí.

 

Haz clic para comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.







Subir