Marketing

Billions: un fiel retrato de las luchas de poder en Wall Street

serie billions

serie billionsEl cine americano no deja de sorprendernos. Si creías que ya lo habías visto todo, estás muy equivocado. Movistar+ nos trae ahora Billions, la serie protagonizada por Paul Giamatti y Damian Lewis, ha llegado en 2016 pisando fuerte. Una trama y un reparto que cuenta con todos los ingredientes para convertirse en un gran éxito. Una de esas series que no solamente entretienen, sino que además hacen disfrutar y sorprenden al espectador con cada escena. No es una serie para reflexionar, ya que no hay sutilidades. Diálogos agresivos e ingeniosos, frases lapidarias, gags divertidos, mucho sarcasmo, humor negro y ritmo frenético. Eso sí, nada sobra en el guión. Incluso aquello que puede parecer anecdótico, tiene un significado mucho más profundo.

El argumento es protagonizado por dos actores de intachable recorrido. Dos grandes titanes del séptimo arte que sumergen al espectador en la trama en todo momento. Chuck Rhoades, interpretado por Paul Giamatti, es un influyente y acomodo fiscal de Nueva York que cree firmemente en la justicia y en la ley que e pronto se encuentra con un caso relacionado con el multimillonario Bobby “Axe” Axerold que puede marcar un antes y un después en su carrera. Además, es atractivo, goza de gran prestigio, tiene una gran capacidad para influir sobre la opinión pública  y nadie le lleva nunca la contraria. Ambicioso por naturaleza, ve en este caso una oportunidad única para hacer despegar su carrera.

Por su parte, Bobby Axerold, interpretado por Damian Lewis, es un hombre que se ha hecho a sí mismo y que ha levantado un imperio de la nada.  Es atractivo, exitoso, carismático, enérgico, altruista y un buen padre de familia. Con lo cual, también tiene a su favor la opinión pública y es muy apreciado por sus trabajadores, que lo adoran de igual manera que le temen. Acostumbrado a marcar las reglas, nada le impide conseguir lo que se propone. Manipulador, competitivo y muy listo. Sin embargo, no todos sus negocios son completamente legales.

Así pues, la serie se convierte en un despiadado juego de ajedrez entre dos grandes titanes. Axe, un héroe que tiene sus carencias, y Rhoades, un bulldog neurótico y con una autoestima bastante frágil que busca hacer justicia persiguiendo al multimillonario. Ambos quieren ganar a toda costa, por lo que acabarán inmersos en un peligroso juego en el que ambos tienen mucho que perder. El problema es que la cosa no queda aquí y se vuelve algo más complicada, ya que la mujer de Rhoades trabaja como coach motivacional y psicóloga de Axe.

En la banda sonora la serie cuenta con canciones de Metallica, Bob Dylan, Ryan Adams, Van Halen y Pixies, entre otros.

Los personajes femeninos, el dúo que da la réplica a Axe y Chuck, están interpretados por Maggie Siff (Mad Men, Hijos de la anarquía) en el papel de Wendy Rhoades y Malin Akerman (Happythankyoumorepleasem, Watchmen)  en el de Lara Axelrod: se trata de dos mujeres fuertes, duras, unos personajes tan complejos como los protagonistas masculinos, cuando hubiera resultado muy fácil crear personajes planos.

El reparto está compuesto por

  •      David Costabile (Breaking Bad) como Mike “Wags” Wagner, la mano derecha incondicional de Axe. Con él surgen momentos de humor que alivian la tensión de la serie, está bastante presente en la serie (es la sombra de Axe).
  •      Toby Leonard Moore (White Collar, Blue Bloods) es Bryan Connerty, mano derecha de Rhoades y uno de los mejores abogados de la oficina del fiscal
  •     Condola Rashad (Money Monster, The Good Wife) como Kate Sacker, brillante y ambiciosa asistente de Connerty y su mejor discípula.
  •      Kelly AuCoin (The Americans, House of Cards, The Blacklist) interpreta a “Dollar” Bill Stearn, el trader de más éxito (y con más sombras) del equipo de Axe.

De esta forma, Billions consigue hacer un fiel retrato de la ambición del poder. Nos muestra la doble cara del sueño americano y del despiadado mundo de los hombres más poderosos, inteligentes y con problema de ego en el escenario de Wall Street. Y para ello, la serie aborda el tema de la crisis financiera del 2008, profundizando en los demanes y abusos del mundo de las finanzas. El campo de batalle de los financieros más ricos y los fiscales más prestigiosos, donde se sacan a relucir los puntos débiles de ambos bandos. Un juego de poder que parece no tener fin y donde el dinero se convierte en un mero vehículo para mantener esa lucha cada día.

Haz clic para comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.







Subir