Social Media

Cervecería La Sureña estrena un documental

documental

La compañía Restalia, dueña de Cervecería La Sureña, presenta “Capitanes del Sur”. Se trata de un documental que pretende mostrar a los españoles cuál es la esencia del Sur.

Con el objetivo de poder materializar este espíritu y su alegría de vivir, Cervecería La Sureña se ha inspirado en la historia real de personas que, tras pasar por diferentes obstáculos, deciden romper con todo y emprender la vida que siempre han soñado. Con esta iniciativa, la firma quiere poner en valor el estilo de vida del sur, donde el sol, las playas y la amabilidad de la gente, hacen que dejarlo todo y volver empezar, merezca la pena.

El documental ha sido estrenado esta semana y tras ser emitido a través de las redes sociales de la compañía, en tan sólo 7 días, ha conseguido más de 55.000 visualizaciones. El vídeo retrata la historia real de Carlos Quero, un almeriense que, tras pasar dificultades económicas durante la crisis y emigrar a Inglaterra, Francia y Portugal, decide finalmente volver a Andalucía junto con su novia y su furgoneta para empezar desde cero. Carlos, que actualmente es el dueño de una pequeña tienda de artículos de surf en Cabo de Gata explica en el documental su forma de ver Andalucía: “El sur no es un lugar, es una actitud. Porque el sur es un punto geográfico pero también una filosofía de vida”.

Sara Vega, Directora de Comunicación del Grupo Restalia, afirma que  “llevábamos mucho tiempo pensando en una acción que nos permitiera transmitir nuestra visión del Sur y creemos que, a través de la experiencia en primera persona de nuestro ‘Capitán de las Sardinas’, vamos a poder acercar nuestra filosofía a mucha gente. La historia de Carlos Quero es inspiradora y anima a romper con la rutina para aquellos que quieran acercarse al verdadero espíritu del sur.”

1 Comment

1 Comment

  1. José

    15 julio, 2015 en 1:12

    ¿De dónde han salido tantas visualizaciones si en Youtube solo lleva 400 y algo?

    Era una idea para hacer un buen vídeo emocional y se queda un poco como un euro con la cara de Popeye. Además, técnicamente pobre. Una pena.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.







Subir