Marketing

10 pistas que te dirán si eres objetivo de un ciberataque

La formación en ciberseguridad es ineficiente: así lo afirma un informe elaborado por Ersys, “el 22,73% de los ingenieros españoles muestra una formación inadecuada en Ciberseguridad, mientras que el 45,45% tiene un nivel mejorable en este sector”. Por ello, U-tad aporta una serie de pautas que nos indican si somos vulnerables a un ciberataque:  si las cumples, busca una solución para ello:

  1. Control inadecuado de las políticas de seguridad: es importante actualizar estas políticas con la misma asiduidad que con la que avanza la tecnología y regularlas haciendo un control exhaustivo de su aplicación.
  2. Confiar en la seguridad por oscuridad: los trabajadores de una entidad, a quiénes se les confían los mecanismos internos de las redes de la compañía, pueden cambiar su rumbo laboral y abandonar la compañía dejando al descubierto esas contraseñas o scripts que hasta ahora permanecían en la oscuridad.
  3. Procesos de parcheo lentos o con efectos poco predecibles: la rapidez es una de los principales factores del éxito o el fracaso de un ciberataque. Utilizar parcheos rápidos y con efectos predecibles facilita el proceso resolutivo.
  4. Utilizar comunicación inalámbrica sin autentificación ni cifrado: con la introducción del byod en las empresas, cada vez con más frecuencia, los trabajadores utilizan dispositivos propios inalámbricos y/o sin cifrado que facilitan los ciberataques y posibilitan la entrada remota de usuarios a las redes de la compañía.
  5. Mecanismos deficientes para el aislamiento de redes y el control del tráfico no permitido: con la introducción de los usb en las empresas cualquier trabajador puede transportar información de una red a otra pese a estar físicamente aisladas. A esto hay que sumarle el ineficiente sistema de aislamiento de redes que se suele llevar a cabo en las empresas.
  6. Inexistencia de herramientas que identifiquen rápidamente actividad sospechosa: es necesario que las empresas incluyan una plataforma resolutiva de incidentes que no solo integre alertas de cientos de soluciones puntuales, si no que de respuestas a incidentes inteligentes y accionables y automatice los procesos, permitiéndoles enfocarse en los incidentes más urgentes.
  7. Contraseñas débiles: la gestión deficiente de los controles de acceso puede abrir las puertas con facilidad a ataques externos.
  8. Utilización ineficiente del ancho de banda de red.
  9. Gestión deficiente de la memoria que puede derivar en “buffer overflow”: si un programa no controla la cantidad de datos que se copian en buffer, puede llegar un momento en que se sobrepase la capacidad y los bytes que sobren se almacenen en zonas de memoria adyacentes de fácil acceso.
  10. No se mantiene una traza fiable de los cambios de seguridad.
Haz clic para comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.







Subir