Marketing

¿Cliente? Cambiemos el chip

relación

A lo mejor te suena un poco loco, pero, ¿has pensado en llamar a tus clientes de otra forma? No sé, “amigos”, “colegas”, “compañeros de compra”… Simplemente lo digo porque cuando llamamos a las cosas por otro nombre, nuestra perspectiva con respecto a esa cosa cambia, y, creo que dentro de la cultura de la empresa eso también puede pasar.

Está muy claro que un cambio en el vocabulario puede tener un impacto muy positivo. Mientras que un cambio simple no va a tener un gran impacto, sí puede contribuir a los objetivos de la empresa. El lenguaje es poderoso, mi joven Padawan…, por eso un gimnasio llama a sus clientes socios. Es un cambio en la forma en la que piensas en el cliente.

Pero bueno. No es nada nuevo llamar a los consumidores clientes. Cuando pienso en la palabra cliente, pienso en un bufete mega gigante de abogados, con becarios y en algún tipo de servicios profesionales para empresa. Y es que, en el sentido tradicional, un consumidor puede ser un cliente, y pensar en él como tal puede influir en cómo tratas y en cómo te refieres a los consumidores.

Hay una definiciones de consumidor que afirma que es una persona que se encuentra bajo la protección de otra, pero, si lo piensas, ¿qué significa esto?
Para proteger a nuestro cliente, o consumidor, o como a mí me gusta llamarlo, a nuestro usuarios, siempre debemos (y no siempre lo hacemos) poner sus intereses y sus necesidades antes que las nuestras. Podría significar venderle lo que necesita y no lo que nosotros pensamos que quieren, incluso si eso supone una pérdida de dinero para la marca. Mira bien, más allá de la forma tradicional, si te comunicas bien con ellos y haces las preguntas adecuadas, lo vas a hacer seguro.

Podrías hacerlo dando sugerencias para comprar productos o contratar servicios adicionales. Algunos podrían llamar a esto Upselling, pero es mucho mas estar seguros de que el usuario o cliente tiene contigo la mejor experiencia de compra. Y eso es ni más ni menos que lo que tienes que hacer. Por ejemplo, si un usuario compra una guitarra eléctrica, tiene mucho sentido que le ofrezcas algo que va a necesitar como un afinador o un amplificador.

Es tarea nuestra ayudar y asegurarnos de que nuestros usuarios no toman malas decisiones. La recompensa será su confianza en nosotros, lo que puede derivar en conseguir un usuario leal a la marca.

 

 

Haz clic para comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.







Subir