Destacados

Comerciantes en línea: las nuevas tendencias para ganar dinero sin dejarse la piel

Hoy en día es cada vez más habitual llevar la gestión de un negocio desde casa. Lo cual puede suponer, para muchas personas, una motivación para ganar dinero a través de la compraventa de divisas en Forex. La mayor ventaja de este servicio radica en el simple hecho de adquirir y vender acciones sin llegar a efectuar la compra real. Se trata de una excelente fórmula para generar ingresos que se lleva a cabo a través de contratos por diferencia, conocidos como CFDs. La estrategia de estas transacciones se basa en la venta de valores sin que exista un operador tangible. Si quieres operar así, es necesario poseer ciertas habilidades y contar con información útil que pueda dirigir las inversiones hacia las ganancias.

Historia de los contratos por diferencias (CFD) 

Los contratos por diferencias fueron creados por primera vez por la Oficina de derivados Smith Nueva Court en la década de los 90. Una empresa de corretaje son sede en Londres. Siendo usadas por las instituciones para protegerse contra la renta variable a través de estrategias de cobertura de riesgo. De esta forma, el comercio de CFD permitió vender en corto los fondos de cobertura sencillos gracias al apalancamiento, quedando exentas del pago del impuesto de timbre. Los comerciantes institucionales y fondos de cobertura no necesitaban ajustar sus acciones físicamente y podían ahorrarse el tedioso y, muchas veces, costoso proceso de los préstamos cuando querían vender en corto.

Aunque, al principio, solamente estaban disponibles para grandes empresas, pronto se fueron haciendo populares entre los fondos de cobertura, que quisieron disfrutar de las ventajas de las subidas y bajadas de la bolsa de valores. Y a finales de la década de los 90, este innovador sistema de trading permitió que clientes particulares pudieran operar a través de Internet sin tener que especular directamente en la Bolsa de Londres.

En la actualidad,  los traders particulares, gestores de fondos e instituciones pueden operar directamente en la Bolsa de Londres con las mismas ventajas que los comerciantes institucionales en igualdad de condiciones y con la capacidad de negociar con efecto palanca hacia arriba o hacia abajo.

Así, pues desde los años 90, el comercio de CFD ha experimentado un importante crecimiento, convirtiéndose en una fórmula de generar ingresos muy interesante para numerosos operadores mundiales de los 16 países del mundo en los que están disponibles. Tal hay sido su crecimiento que actualmente los CFDs representan alrededor de 1.300 millones de euros de ingresos de Reino Unido. Pero también se ha convertido en un importante medio de ganancias para  los inversores privados, que pueden disfrutar de las ventajas de este tipo de operaciones y ganar dinero apostando a la caída o la subida del mercado de valores y de divisas. Un método muy flexible que ha permitido un importante crecimiento de la oferta para los inversores privados y a los brokers incluir los CFD en su oferta de productos.

Las diferencias

Los contratos por diferencia (CFD) y venta de divisas presentan ciertas similitudes y diferencias que los operadores deben tener en cuenta. Ambos pueden ser bastante útiles para el negocio y, al aprender más sobre los dos, los inversores pueden decidir cuál es la que mejor se ajusta a sus objetivos. En algunos casos, los comerciantes pueden optar por dedicarse a la venta de divisas y acciones online de forma simultánea, teniendo en cuenta las circunstancias del momento. Al operar con los CFDs, los inversores tienen una flexibilidad significativa para elegir tanto las monedas que comercializan como los valores de incremento que desean usar. La ganancia o pérdida de los inversores se calcula en base a la diferencia existente entre los precios de entrada y salida, y multiplicando por el número de los contratos CFD.

Las similitudes

La venta de las acciones en línea tiene ciertas similitudes con la venta de las divisas:

  • Ni CFD ni Forex incluyen transferencia de activos físicos. Ambos realizan operaciones extrabursátiles, lo que significa que sus transacciones están descentralizadas y se efectúan a través de una red de instituciones financieras.
  • Ambos sistemas operan a través de las mismas plataformas, lo que ha llevado a algunos proveedores de servicios a ofrecer plataformas que los operadores pueden usar tanto para CFD como para Forex.
  • Los contratos por diferencia y Forex ofrecen acceso al margen de apalancamiento. El margen que los inversores pueden aprovechar se establece como un porcentaje fijo. Por ejemplo, si un contrato tiene un margen del 10%, eso significa que un operador puede reducir el 10% del valor total y pedir prestado el resto.
  • El margen utilizado en el mercado de divisas se expresa como una relación, como por ejemplo 1:5 o 1:10.
  • Otra similitud entre CFDs y Forex es que los gastos de la operación se basan, al menos parcialmente, en el spread, o en la diferencia entre los puntos de entrada y salida.

A primera vista, los CFDs pueden parecer más complicados en comparación con el mercado de divisas. Por lo tanto, para la formación del concepto de cómo intercambiar acciones en Forex, se recomienda informarse más sobre de las ventajas y oportunidades del contrato por diferencia. Hay que tener en cuenta que este mercado también es uno de los más grandes y tiene un volumen diario de transacciones de más de 5 billones de dólares.

Haz clic para comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.







Subir