Marketing

Cómo adaptar tu negocio a los cambios y llevarlo al éxito

¿Cómo adaptar tu negocio a los cambios y llevarlo al éxito?

e-commerceDebido al nivel de globalización y al crecimiento experimentado por el comercio electrónico en los últimos años, son muchos los pequeños negocios que han visto peligrar su situación en el mercado. La cuestión es que en un entorno tan agresivo como el actual, donde las grandes marcas se van haciendo cada día con un pedacito más del pastel, sigue habiendo muchos patrones erróneos que se repiten dentro del pequeño comercio y que suelen llevar al cierre en pocos meses por no haber sabido tomar medidas a tiempo. Errores que la mayor parte de las veces tienen que ver con la oferta de servicios y productos y en la manera de promocionarlos.

Por eso, es importante que aquellos que decidan montar un pequeño negocio o una franquicia tengan en cuenta algunos factores clave que tienen que ver con la dirección y la gestión, de manera que puedan adaptarse a los cambios que van llegando y puedan alcanzar el éxito. Solamente así podrán competir en un mercado tan competitivo como el actual.

  1. Realizar un estudio de mercado

Aunque podamos pensar que una pyme no necesita estudiar el mercado, lo cierto es que de no hacerlo se puede acabar cayendo en una pérdida de competitividad. Conocer en profundidad el entorno en el que nos movemos antes de definir nuestra oferta puede marcar la diferencia entre el éxito y el fracaso. Por supuesto, esto también incluye el estudio de la competencia que nos proporcionará información sobre los cambios en las tendencia sy nos ayudará a descubrir nuevas oportunidades de negocio.

  1. Analizar la oferta de productos y servicios

Los hábitos de consumo van evolucionando al mismo tiempo que lo hace la sociedad. En este sentido, el pequeño comercio debe aprovechar la cercanía con sus clientes para saber qué es lo que necesitan en cada momento y ofrecérselo. De esta forma además podremos personalizar nuestra oferta y huir de la estandarización de los grandes almacenes. Son precisamente estos detalles los que marcan la diferencia en la experiencia de usuario.

  1. Mejorar nuestras estrategias de marketing

Los pequeños negocios casi no hacen uso de las herramientas de marketing, que resultan claves a la hora de conocer las soluciones que ofrecemos a los consumidores. La falta de tiempo, de recursos y, en muchos casos, de formación hace que muchas veces desaprovechemos nuestras ventajas competitivas por no saber llegar a nuestro público objetivo.

  1. Atender la gestión financiera

Por muy pequeño que sea un negocio, llevar una adecuada gestión financiera es fundamental. Esto no significa que tengamos que disponer de un complejo programa de contabilidad, sino aprender a llevar los registros de cobros y pagos para contar con una tesorería eficiente, ya que esto nos evitará más de un quebradero de cabeza.

  1. Negociar con proveedores

Los proveedores nos necesitan tanto como nosotros a ellos, por lo que la relación debe ser beneficiosa para ambas partes. Debemos coordinarnos para agrupar pedidos y envíos, para aligerar la gestión de cobros y pagos y para apoyarnos en la realización de campañas y promociones. De esta forma, podremos mejorar nuestro nivel de competitividad.

Haz clic para comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.







Subir