Marketing

Cómo las palabras cambian la percepción de los productos y las marcas

A la hora de definir los mensajes publicitarios que las marcas utilizan para conectar con su público objetivo, cada vez se tienen en cuenta más elementos. No solamente importa la presentación gráfica del producto a nivel de colores y tipo de letra, sino que también se aplican estudios de neurociencia para saber cuáles son los mensajes que mejor funcionan, con el fin de apelar a la parte más emocional de los consumidores, de manera que la reacción sea la deseada. En este sentido, las palabras son uno de los elementos clave. Es cierto que lo que importa es el trasfondo de lo que se quiere decir y un producto no se convierte en otro por decirlo de otra manera, pero la realidad es que nuestro cerebro sí lo proceso de una forma distinta. Con lo cual, un mensaje dicho con otras palabras puede tener un impacto mucho mayor y cambiar totalmente la manera en la que lo procesamos.

palabras

Según un reciente estudio llevado a cabo por la Universidad de Adelaide, las etiquetas de los vinos y la información que contienen afecta a la decisión de comrpa, pero también a las emociones que el vino nos despierta, a la forma en la que lo percibimos y al dinero que estamos dispuestos a gastar en él. Aunque resulte sorprendnte, las palabras pueden afectar a cómo nos saben las cosas y a cómo vemos las cantidades y la propia comida.

El poder del lenguaje es tal que las opiniones que los consumidores dejan sobre un determinado producto influyen considerablemente sobre la decisión de compra de otros. Los potenciales clientes se interesan por las opiniones de otras personas que ya lo han probado, influyendo en ellos tanto lo que se dice como la manera en la que se dice. no todas las palabras tienen el mismo impacto.

Por ejemplo, aquellos comentarios con un lenguaje afectivo tienen mayor impacto sobre el producto. El hecho de que un consumidor diga “Es el mejor o peor libro que he leído nunca” hace que la visión del potencial comprador cambie de forma considerable, teniendo un gran impacto sobre la tasa de conversión frente a aquellas opiniones que explican de manera racional las características del producto. Esto quiere decir que si los compradores quieren impulsar las ventas, es muy interesante animar a los compradores a dejar comentarios en la web utilizando un lenguaje más emotivo.

Pero las palabras no solamente influyen en la manera en la que percibimos los productos y lar marcas, sino también en la forma en la que se recuerdan. Las personas están mucho más predispuestas a recordar a largo plazo la esencia de las cosas y no cómo se dicen. Puede que no nos acordemos justamente de las palabras, pero sí del mensaje, que es lo que al final queda en nuestra mente para siempre. Así pues, a la hora de diseñar un mensaje publicitario, las marcas no deben esperar que el consumidor recuerde todo lo que se ha dicho, por lo que es necesario crear un contexto que permita que mucho tiempo después sigan recordando la esencia del mensaje.

Haz clic para comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.







Subir