SEO

Cómo optimizar el tiempo de carga de nuestra página web

Uno de los factores que Google tiene en cuenta para el posicionamiento orgánico de nuestra web es el tiempo de carga de la misma.

El tiempo o velocidad de carga de una página web son los segundos que la misma tarda en “aparece” en tu navegador.

Aunque pueda parecer a primera vista una cuestión menor, no lo es: se ha calculado, por ejemplo, que cuando Amazon.com aumenta su tiempo de carga en 0,1 segundos, pierde un 1% de sus ingresos. En el caso de Facebook, aumentar en 1 segundo su velocidad de carga hace que pierda el 6% de su tráfico.

¿Qué determina el tiempo de carga de una web?

Son varios los factores que determinan cuanto tiempo tarda en cargarse una página web en nuestro navegador:

El Hosting: hay que tener en cuenta donde está ubicado el hosting, el número de saltos hasta llegar, los recursos del servidor, etc.

Problema: muchas veces nos atraen las ofertas más económicas de hostings, y no miramos otros factores.

Solución: Independientemente de que tengamos un servidor dedicado o compartido, hay que informarse de todos los pormenores de nuestro hosting antes de contratarlo.

La programación de nuestra web: Si la programación de nuestra web es correcta y está optimizada, la web debe funcionar sin problemas.

Problema: esto no suele ser así, y podemos acumular elementos de javascript y CSS que ralentizan nuestra página web.

Solución: Intentar reducir y reunir los elementos javascript y CSS. Poner los estilos en archivos externos al HTML.

Red: El operador de ADSL o similares con el que trabajamos nosotros no tiene por qué ser el mismo con el que trabajan nuestros usuarios. Este dato también va a influir en la velocidad de carga de nuestra web.

Problema: Si la conexión es lenta, nuestra web no se cargará con la rapidez que debe.

Solución: poco podemos hacer aquí, excepto cumplir el resto de consejos. Tengamos en cuenta que no es un problema de nuestra web, sino de la conexión del cliente: nuestra página no es la única que tardará en cargar.

Gestor de contenidos: WordPress es un excelente gestor de contenidos, con muchos widgets y plugings que nos facilitan nuestra tarea.

Problema: un exceso de plugings puede ralentizar la carga de nuestra página web.

Solución: Deja los imprescindibles y elimina los que no uses. Y mantén actualizados tanto las versiones de WordPress como los plugins.

Uso de imágenes: Las imágenes aportan gran atractivo a nuestra página web, dotándola de personalidad propia. Una web sin imágenes es hoy casi impensable.

Problema: imágenes excesivamente grandes, con excesiva resolución, pueden hacer que el tiempo de carga de nuestra web se dilate.

Solución: mantener nuestras imágenes dentro de unos límites de tamaño. En un blog, se ha de procurar que no sobrepasen los 350 x 350 pixeles.

Redireccionamientos: las redes sociales han traído, con frecuencia, el uso de widgets que redireccionan a la web, como es el caso de los botones sociales.

Problema: cuantas más redirecciones tenga que hacer el navegador, más tardará nuestra página web en cargarse.

Solución: lo ideal es crear nosotros mismos estos widgets, pero si no tenemos tiempo o conocimientos, deberíamos actualizar el código de los mismos.

Haz clic para comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.







Subir