Marketing

Cómo una mala estrategia de marketing digital puede perjudicar a tu empresa

estrategia¿Sabías que una mala estrategia de marketing digital puede hacerte perder muchas oportunidades de negocio y muchos clientes? Cuando no se tienen en cuenta los puntos clave que deben marcar las directrices de una estrategia de este tipo, es normal que los resultados no sean los esperados. Pero la realidad es todavía más compleja que el simple hecho de perder oportunidades de negocio y clientes. Una mala estrategia de marketing digital y la elección de mensajes erróneos tienen un efecto aún más perjudicial. Estamos hablando del coste social, de la percepción de la marca y de la posición que ocupa dentro del mercado.

Entre los errores más frecuentes que cometen las empresas dentro de su estrategia de marketing digital se encuentran por ejemplo la excesiva publicación de mensajes de contenido corporativo o automatizar las campañas de email marketing y no ofrecer al usuario ningún valor añadido. En los últimos tiempos las marcas se han obsesionado con recopilar emails y teléfonos  para mandar información sobre lo que les interesa, lo que ha hecho que terminen convirtiéndose en spammers. Durante mucho tiempo la estrategia, especialmente la de social media, se ha basado en crear contenido de manera masiva, conseguir difundirlo utilizando cualquier vía para ello y lograr que los usuarios siguieran recibiendo su contenido en el futuro.

Es cierto que se trata de una estrategia muy rentable a corto plazo, pero ¿es la más efectiva para conectar con los consumidores y fidelizarlos? Si de cada diez contenidos solamente ofrecemos uno interesante, lo único que estamos haciendo es perjudicar la imagen de la marca. Pero además de perder valor, se está provocando que los consumidores sean cada vez menos receptivos y las newsletters van directamente a la bandeja de spam. Cruzando la frontera de todo lo que no interesa al usuario. Evidentemente que este tipo de estrategias no son la mejor forma de llegar al consumidor.

Así pues, resulta de especial importancia que seamos capaces de marcar la diferencia con respecto a nuestros consumidores. Si solamente nos dedicamos a bombardear a los consumidores con contenido vacío de valor, llegará un momento en el que cuando tengamos algo interesante que decir, nuestra marca no resultará atractiva para los usuarios. Debemos crear contenidos originales y de calidad que sean capaces de captar la atención de los consumidores y que respondan a sus preguntas o resuelvan sus problemas. Solamente de esta forma conseguiremos que nuestra imagen de marca se revalorice. Si los consumidores saben que en nuestras publicaciones encontrarán información interesante, no dudarán en acceder a ellas y estarán encantados de recibirlas por email.

Una vez que consigamos esto y crear una relación de cercanía con nuestra audiencia, no dudarán en comprar nuestro producto o servicio. Y es así como habremos ganado la guerra a nuestra competencia. Por este motivo, es recomendable no medir nuestras publicaciones por la cantidad, sino por la calidad. Es preferible publicar menos, pero que las veces que lo hagamos realmente aportemos valor.

Haz clic para comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.







Subir