Marketing

Contenidos: larga vida al rey

Es de todos conocido la creciente importancia que va adquiriendo el marketing de contenidos como forma de diferenciarnos de nuestra competencia y de mejorar notoriamente nuestra imagen de marca, pero, tal vez, y digo solamente tal vez, no nos hemos planteado el motivo por el cual el marketing de contenidos, como decía Negrete, sigue siendo el Rey.

Para poder realizar una buena estrategia de marketing de contenidos, lo primero que tenemos que hacer es conocernos a nosotros mismos, saber qué es lo que nos impulsa a escribir: ¿es simplemente informar, es enseñar o transmitir un conocimiento, o es promocionar un producto o servicio? Este paso es altamente importante tenerlo bien claro, puesto que de ello va a depender total y absolutamente nuestro estilo al escribir y nuestra forma de hacerlo.

Así pues, una vez que tengamos claro esto, es hora de ser originales y contar nuestra historia. Hay muchos profesionales que afirman, y en cierto modo es verdad, que nuestros artículos, nuestras piezas de contenido tienen que estar pensadas y dirigidas a la comunidad y usuarios que van a leerlas, y sí, sería una tontería afirmar otra cosa, pero siempre teniendo en cuenta que nuestros contenidos tienen que transmitir valor, y que, aunque consideremos las necesidades de nuestros usuarios, no vale con hacer prueba y error, hay que escribir lo que creemos que hay que decir, ese es el secreto para escribir un buen blog.

Tampoco escribimos un blog para dar el trabajo hecho, si no para inspirar a otros escritores y a nuestros usuarios, para que encuentren un contenido de calidad que puedan aprovechar de una u otra manera. Así, debemos ir a artículos y blogs que consideramos relevantes, encontrar un tema que creamos que es interesante, y, si tú piensas que puede merecer la pena, seguramente, la comunidad también lo pensará.

No escribas nunca algo que pienses que merezca la pena leer, sino que merezca la pena escribir.

Por supuesto, la promoción del contenido escrito es un punto clave en nuestros contenidos, ya que si no lo haces, tu mensaje no pasará más allá de tu blog y no lo leerá ni compartirá absolutamente nadie. Fortalece tus argumentos, es bueno para tu credibilidad y para el conocimiento de tu comunidad, y, esto sobra decirlo, (o al menos debería) comprueba que no tienes faltas de ortografía y que tu artículo está escrito correcta y coherentemente, que no es un batiburrillo de palabras sin sentido.

Los contenidos son mejores cuando se utilizan para conectar. Dar crédito a otros autores, escribir en otros blogs que no son los tuyos, y lo que es más importante, responder a lo que tu comunidad tiene que decirte.

A los usuarios les importan los contenidos como demuestran los datos arrojados por Genetech, que afirman que los sitios referentes a redes sociales y blogs alcanzan al 80% de usuarios norteamericanos, que las redes sociales y los blogs aumentan en un 23% la cifra de ventas online y que el 61% de los consumidores afirman sentirse más cómodos con una empresa o marca que les proporciona contenidos de calidad. Por otro lado, el 25% de los profesionales del marketing invierten más de un cuarto de su presupuesto en marketing de contenidos, mientras que el 62% de empresas dejan en manos de profesionales sus contenidos.

¿Qué crees tú?

Haz clic para comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.







Subir