Marketing

¿Cuál es tu estrategia según Miles y Snow?

Miles y Snow desarrollaron en 1978 cuatro estrategias en función del dinamismo del entorno y del espíritu emprendedor de la organización. Estas estrategias son: prospectora, analizadora, defensora y reactiva.

A lo que les invito ahora es que identifiquen cual es la posición de su organización según estas estrategias, sencillo ¿verdad? Esto puede ser interesante y quizás le ayude a mejorar aspectos de su negocio de cara al futuro. A continuación les dejo un resumen breve y sencillo de cada una de las estrategias.                                 

Estrategia prospectora

-Se muestra permanentemente activa en la búsqueda de nuevas oportunidades.

-Persigue ser pionero en nuevos productos y en llegar a nuevos segmentos de mercado, incluso aunque no todos los esfuerzos den una alta rentabilidad.

-Opera dentro de un amplio dominio de su mercado de referencia, que además redefine periódicamente.

-Se caracteriza por baja jerarquización y formalidad, alta descentralización y flexibilidad.

Estrategia analizadora

-Se concentran en el mantenimiento de su negocio básico, aunque sin renunciar al lanzamiento de nuevos productos o la exploración de nuevos mercados.

-Realiza cambios más moderados que el prospector en la redefinición de su mercado de referencia.

-Intenta mantener una línea estable y limitada de productos y servicios, a la vez que apuesta por el desarrollo de un selecto grupo de productos prometedores.

-En mercados dinámicos son seguidoras de las innovadoras, en mercados maduros tratan de ser eficientes y prudentes.

Estrategia defensora

-Intenta conseguir y mantener una posición segura y estable en los productos de su cartera.

-Concentra sus esfuerzos en el incremento de la eficiencia mediante la optimización de las operaciones internas (bajo coste).

-Ofrece una gama limitada de productos y no lidera ningún progreso tecnológico en su industria.

-Tiende a ignorar los cambios no directamente relacionados con su área de operaciones.

Estrategia reactiva

-Carece de estrategia competitiva alguna.

-Su orientación al mercado es muy débil.

-Reacia a los riesgos inherentes al desarrollo de un nuevo producto o mercado.

-No muestra proactividad ni agresividad en su estrategia comercial.

-No actúa sobre su entorno: Sólo reacciona cuando se ve presionado por el mismo.

 

Haz clic para comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.







Subir