Social Media

De estar o no estar a cómo estar en las redes sociales

Dr.-Alberto-Blázquez-Manzano

¿Cuántas veces te han preguntado si tienes cuenta de Twitter, Facebook, Tuenti, Instagram, LinkedIn? ¿Y cuántas te han preguntado si publicas contenido, con qué frecuencia o cuántos seguidores tienes? ¿Has pasado la ITV (Inspección Técnica de Vehiculos) a tu web, blog o cuenta de red social?

Muchas personas se encuentran empujados a estar en las redes sociales, pero cuando se dan cuenta de lo que significa la palabra “estar”, van abandonando su presencia y con ella su otro “yo virtual”.

En el año 1969 el profesor Zimbardo desarrollaba un interesante experimento basado en situar dos coches abandonados en una de las zonas más deprimidas de Nueva York y el otro en una de las zonas con mayores recursos económicos. Pasado un día el resultado fue que el vehículo del barrio de clase social baja quedó desmantelado mientras que el que estaba en el de clase alta permanecía intacto. Hasta ahí parecería previsible. Pero cuando al coche situado en el barrio pudiente, le rompieron una ventana, observaron como los resultados devastadores también provocaron el desmantelamiento del coche. Posteriores investigaciones en esta misma línea conformaron la “Teoría de las ventanas rotas”

Curiosamente, uno de los softwares más conocidos es “Windows”, término anglosajón cuyo traducción es “ventanas”. ¿Casualidad?

Si utilizáramos un símil como el del experimento anterior, la presencia en las redes podría considerarse nuestro vehículo.

Y por tanto, cuando alguien se plantea adquirir un vehículo se hace algunas preguntas que podrían relacionarse con los aspectos de la presencia en la red:

-¿Estoy seguro que me hace falta?, ¿me irá mejor una vez adquirido?  (NECESIDAD)

-¿Qué modelo elegir?, ¿qué garantías tiene?, ¿quién lo tiene igual? (WEB, BLOG…)

-¿Con extras o con los complementos de serie básicos? (RECURSOS, MULTIMEDIA)

-¿Qué trayectos vas a hacer con él? (DESTINATARIOS)

-¿Cuándo lo utilizarás?, ¿por dónde irás? (FRECUENCIA Y UBICACIÓN)

-¿Quién lo conducirá?, ¿le/te gusta conducir? (COMUNITY MANAGER)

-¿Qué vas a transportar? (CONTENIDO)

-¿Cómo será su conducción? (ESTILO)

-¿Montarás a alguien?, ¿tiene maletero? (COLABORADORES)

-¿Lo tienes a punto?, ¿pasas la revisión frecuentemente y reparas las averías? (MANTENIMIENTO)

-¿Sabe alguien que te compraste el coche? (DIFUSIÓN)

Ahora bien, recuerda que a nadie nos gusta gastarnos dinero en reparar una avería al coche y hacer su mantenimiento. Pero si finalmente has optado por adquirir el vehículo para llegar más y mejor a tu público recuerda que “todo lo que indica poco valor, será también percibido como poco valorado”.

Una vez que nos hayamos hecho las preguntas anteriores es momento de chequear los indicadores que inviten a percibir el valor de nuestro vehículo de comunicación.

Por ejemplo, la presencia en Twitter se caracteriza por la importancia que le damos a la dimensión TIEMPO y rapidez de comunicación. La lista de chequeo suele fijarse mucho en el perfil , contenido (número, tipo y frecuencia de publicación); lo cual da como resultado el número de seguidores y viralidad de nuestros tweets. La diferencia entre el número de seguidores y de seguidos te puede dar una idea de las prestaciones de tu vehículo, siendo mayor, cuando las diferencia seguidores/seguidos es más alta.

La motivación de estar en Facebook suele asociarse a la necesidad de RELACIÓN. Así, la lista de checkeo sería similar a la de Twitter, siendo los “me gusta” un indicador parecido al retweet en Twitter. De igual modo, al número de seguidores, habría que sumarle el de los grupos y entidades que sigues.

En Linkedin, la presencia es más PROFESIONAL, y donde tu imagen (foto, experiencia o formación) cobra una importancia fundamental. Así, el número de contactos es una información relativa ya que a partir de los 500 contactos, solamente se muestra +500. Variables relevantes a tener en cuenta para esta red son las aptitudes y recomendaciones. El seguimiento a grupos y empresas es una información adicional sobre tus intereses. Otro indicador que se convierte en un valor importante es la publicación de contenidos en tu perfil y grupos, siendo las recomendaciones, comentarios y número de veces que se comparte el contenido; lo que aporta un valor extra a la imagen de marca personal de tu “vehículo”.

Todos cometemos errores y nuestro tiempo es limitado; pero es importante tomar consciencia de que proyectar nuestra imagen virtual es algo más que estar. Finalmente y como pequeña sugerencia antes de adquirir el vehículo de comunicación recuerda preguntarte ¿te gusta comunicar?.

Dr.-Alberto-Blázquez-ManzanoDr. Alberto Blázquez Manzano

Doctor por la Universidad de Extremadura (ESPAÑA). Premio extraordinario de tesis doctoral 2012. Máster en Prevención de Riesgos Laborales. Coordinador/autor de publicaciones entre otras: “Instintos Laborales” (LID), “Emociones Laborales”,(LID) o “Marketing deportivo en 13 historias” (INDE).

Blog: http://albertoblazquezmanzano.blogspot.com.es

Twitter: @Dr_Blazquez

 

Haz clic para comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.







Subir