Noticias

Decálogo de buenas prácticas para una comunicación publicitaria no sexista

En el marco de la última edición del Desachate 2016, el Observatorio de Género del Círculo Uruguayo de la Publicidad presentó el Decálogo de las buenas prácticas para una comunicación publicitaria no sexista.

El Decálogo es una guía y sugerencia que busca concientizar acerca de la repercusión que pueden tener los mensajes masivos en la sociedad, y tiene como objetivo construir una industria responsable, libre de sexismo; donde las mujeres y los hombres tengan los mismos derechos y las mismas oportunidades de desarrollo.

El manifiesto está avalado por ONU Mujeres, Cotidiano Mujer, Mirá Mamá, Montevideo Mujer, apoyado por Impresa Polo, Canal-M, MontevideoCOMM, y Veintiséis, Productora de Servicios Audiovisuales.

Entre las buenas prácticas que se encuentran en este Decálogo encontramos:
1)      Tomemos partido por una publicidad más responsable. Que existan casos de sexismo en nuestra industria, no significa que no podamos hacer algo para cambiarlo. Quizás no dependa de nosotros la decisión final, pero podemos incidir cotidianamente con pequeñas acciones.

2)      Aprendamos a identificar el sexismo en los mensajes. Cuando prejuzgamos o adjudicamos roles y actitudes basándonos exclusivamente en el género de la otra persona, estamos siendo sexistas. Y aunque el sexismo esté incorporado a nuestra vida diaria, es una forma de discriminación. Si somos capaces de identificarlo y evitarlo, lograremos una comunicación que no excluya a las personas ni lesione sus derechos.

3)      Eliminemos el uso de la violencia de género como recurso creativo. La descalificación es violencia, la cosificación es violencia. Y cualquier mensaje que muestre o sugiera sometimiento sexual o acoso, también es violencia. Como publicistas tenemos un rol clave en la construcción de respeto, tolerancia, y en evitar toda acción que pueda promover la violencia.

4)      No promovamos estereotipos de género. La sociedad ha cambiado y deberíamos poder reflejar esos cambios. Ni el rol de la mujer se reduce únicamente al ámbito privado, ni el rol del hombre solo al ámbito público. Ser hombre o mujer no determina tu rol en la sociedad.

5)      No alentemos prejuicios en base al género. Debemos evitar encasillar a alguien en una actitud únicamente por su género, puesto que esto significa prejuzgar y no admitir que existen tantas formas de ser como personas hay en el mundo.

6)      Evitemos perpetuar las relaciones tradicionales de poder y subordinación. Para construir una comunicación más igualitaria, debemos evitar subordinar un género a otro. Como publicistas, también debemos ser responsables de representar las relaciones entre hombres y mujeres no exclusivamente como vínculos sexuales, sino como lo que son en realidad: un intercambio de ideas, experiencias y cooperación, en el trabajo, en el tiempo libre y en casa.

7)      Representemos a las personas como sujetos; no como objetos. Las personas son sujetos, no objetos que puedan transformarse en propiedad de nadie, por tanto no pueden ser o sugerirse como parte de una transacción comercial. Hipersexualizar la imagen de una persona en un aviso o utilizar una persona por sus atributos físicos como decoración, sin un rol asignado, es presentar a la persona como un objeto.

8)      Intentemos utilizar formas de expresión que no excluyan a ningún género. El lenguaje es la primera forma de inclusión, pero nuestro lenguaje, en muchas ocasiones, omite o invisibiliza el aporte y el punto de vista de las mujeres. Es realmente importante reflexionar sobre qué palabras utilizamos y revisar si estamos excluyendo al utilizarlas.

9)      Promovamos modelos alcanzables. Intentemos impulsar modelos posibles, que no atenten contra nuestra propia salud y felicidad, ni la de las personas que nos rodean.

Haz clic para comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.







Subir