Marketing

Desmontando a WordPress

A estas alturas de la película sería ridículo decir que hay otro CMS o gestor de contenidos más popular que WordPress, bueno, está también Blogger, pero, según mi experiencia en temas de contenidos, la plataforma de blogging de Google está a años luz del todopoderoso WordPress. Esto se debe a que WordPress ofrece muchísimas más posibilidades, si hablamos de funcionalidades, que Blogger gracias a la gran cantidad de plugins, muchísimos de ellos totalmente gratuitos, que se pueden integrar en nuestros blogs en WordPress. Y además, si hablamos de plantillas o themes, creo que WordPress gana por goleada, pero bueno, siempre hay quien puede decir: “pues yo prefiero Blogger”

Bueno. Es cuestión de gustos. Como dice mi madre, el libro de los gustos está en blanco.

Pero no era de eso de lo que yo os quería hablar hoy, sino de dos elementos que, si estás empezando en este mundo de los blogs, se pueden confundir, y de hecho, se confunden muy frecuentemente.

Para los recién llegados a este mundo, la terminología puede resultar muy confusa, y dos de los elementos que más se confunden son posts y páginas.

Las páginas contienen contenidos estáticos que no son sensibles al tiempo y que generalmente no se van a cambiar mucho, como los servicios que ofrezcamos y las páginas “Sobre mí”.

La página de inicio es, generalmente, una página que dejamos estática, y podemos identificar fácilmente las mismas si miramos el menú, por ejemplo, de un blog, ya que en el menú podemos ver distintas pestañas que llevan a distintas páginas.

Por otro lado, las páginas pueden organizarse de forma jerárquica, dividiéndose en páginas y subpáginas, lo que hace muchísimo más fácil el hecho de navegar por la web/ blog.

También encontramos los posts, que son piezas de contenidos que escribimos en las páginas de nuestro blog. Pueden ser artículos de muy distintos tipos y temáticas, desde educativos hasta de divulgación.

Por otro lado, mientras que una página puede ser la página de inicio, un post no puede serlo, tiene que ir inserto en la página de blog. Además, mientras que las páginas se pueden organizar en páginas y subpáginas, los posts pueden organizarse en torno a las categorías y con las palabras clave, la cuales, las últimas, nos ayudan mucho a posicionar nuestro contenido en la web.

Podemos diferenciar páginas y posts en función de su objetivo y el tipo de contenido que lleva cada elemento.

Las páginas sirven básicamente para organizar la estructura de la web y para incorporarlas a nuestra estrategia de marketing, mientras que los posts se utilizan para atraer la atención de nuestros usuarios gracias a su calidad. La página cuenta la historia o traslada al usuario el mensaje de un usuario, mientras que un post difunde una información, un pensamiento o cualquier otra cosa.

Haz clic para comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.







Subir