Social Media

Desterremos un gran mito: Los social media no son gratis, repitamos juntos, no son gratis

En un momento como el actual en el que se buscan mensajes de impacto y en no más de 140 caracteres.

En el ciclo del engagement, donde las marcas deben- literalmente- enamorar, seducir, emocionar, a quienes las siguen para lograr a través de ahí el crecimiento.

En la era del buscador exigente y humano que posiciona a través de criterios de búsqueda utilizados por personas y que como tal, deben ser leídos por los “robots”

En un ciclo en definitiva, en el que las marcas son… y son siempre que detrás exista un talento influyente, siempre que detrás estén los consumidores siguiéndolas, retroalimentándose de ellas y vinculándose al más puro estilo “influencers”, podemos afirmar que avanzamos hacia la cultura del Branding como la única puerta de entrada hacia el crecimiento.

Hace apenas 12 meses las tendencias de contenidos exigían hablar del contenido de marca, el mensaje de la marca como elemento de “enganche” con nuestros clientes.

También se han comprobado los beneficios de contar una historia, las historias de la marca, historias en las que a través del análisis de las novedades y tendencias del sector, la marca genera una nueva corriente de opinión, que se propaga, se viraliza y logra a atraer y convertir, en acción simultánea.

Es más que evidente que la dicotomía es la que nos cuesta, mundo online y offline, consumidor y productor, aunque parezca increíble, es en el equilibrio entre ambos mundos y ambas personalidades, que encontramos la máxima eficiencia de los social media.

La recomendación es decir ¡de acuerdo, aceptarnos barco como animal acuático! (como el anuncio del Pictionary)… pero… ¿cómo lo hacemos?

Desterremos un gran mito: Los social media no son gratis, repitamos juntos, no son gratis.

Son muchas las marcas que fracasan nada más saltar por invertir cantidades irrisorias en la construcción de su marca. Si escatimas en áreas tan relevares como quien será quien establezca el “tono y dinamismo” de tus comunidades o el autor y creador de tus contenidos de marca, estás llevando a tu negocio al fracaso, sin opciones.

Debemos recordar que, la complejidad de éste mito está en la confianza y la credibilidad. No se trata tanto de invertir cantidades millonarias en la construcción de tu marca, sino de ser capaz de ofrecer a los talentos que necesitas, el beneficio adicional del desarrollo de su propia influencia.

Hoy, la empresa se construye en estructuras horizontales, en las que los talentos individuales deben encajar como piezas de puzzle para que el motor de la marca, comience a rodar.

Cantidad de dinero en los social media, no es la variable determinante del éxito, calidad humana de la marca y equidad en el reparto de recursos sí.

Pongamos un ejemplo práctico

Imaginemos un despacho de abogados que ha atesorado, justamente, una mala reputación corporativa en el mundo offline, provocada por deficiencias en los compromisos adquiridos y la atención brindada a sus clientes.

Es una empresa tradicional que, al ser consultada en Internet, arroja una presencia escasa y…negativa.

Sin embargo, la marca a nivel interno, hace más de un año que realizó una fuerte inversión en personal, planes de empresa y estrategias de “contingencia” con el principal objetivo de cambiar la naturaleza de los servicios prestados e iniciar la senda del crecimiento.

Pero… ¿quien lo sabe? La marca no está presente en las redes, no comparte sus acciones y objetivos a nivel interno con sus clientes, no genera ningún tipo de calidad y no se conoce a las personas que hay detrás de ella.

Los clientes insatisfechos siguen estándolo y manifestándolo siempre que pueden porque la marca no ha logrado establecer un vínculo, resarcir y fidelizar.

¿Es este un caso claro en el que el retorno de nuestras inversiones en los social media, puede ser inmediato, si nos focalizamos en nuestras inversiones offline? ¿Es o no una realidad que revertir la insatisfacción y mostrarle al mundo quienes nuestra marca, acelera el retorno de cualquier inversión realizada a nivel interno?

Las redes sociales no son gratis, es verdad, aunque en estricto rigor llevamos demasiados años debatiendo sobre el ROI social, ya que, sólo cuando la marca se ha modificado desde sus cimientos y ha logrado la conquista y fidelización de sus clientes internos, nuestras estrategias tendrán resultados visibles.

  • ¿Qué es mejor?, no romper nunca la confianza
  • O… ¿Si la hemos roto, revertir esa situación, aunque sea con esfuerzos mucho mayores?
  • O tal vez, ¿no hacer nada y mantenerse al margen, ignorando la insatisfacción y permaneciendo en el anonimato?

Esa es la secuencia… las redes sociales no son gratis, cuanto mejor lo hagamos desde el principio, mayor será nuestro ROI pero… hacerlo, es simplemente indispensable.

2 de comentarios

2 Comments

  1. Carolina Velasco

    21 agosto, 2012 en 14:29

    Tienes razón Joel, los presupuestos son importantes pero más allá, lo que es realmente vital, es cambiar el chip en relación a la modificación estructural en la forma de comunicarnos con los clientes, que se ha impuesto debido a la eclosión y penetración de los Social Media.

    Gracias por tu comentario, te sito con interés!!

    Y gracias por seguir a solomarketing.es

    Un abrazo!

    Caro

  2. Joel Pinto

    21 agosto, 2012 en 8:11

    Hola, Carolina. Excelente artículo y lamentablemente refleja una situación que continua siendo frecuente en el entorno empresarial hoy en día: Querer desarrollar estrategias de marketing digital sin invertir dinero, tiempo ni esfuerzo, y más allá todavía, sin darles la misma seriedad que se le da al entorno offline.

    Me quedó con tu frase: “Repitamos juntos”… que pareciera necesaria en tantos sitios 😀

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.







Subir