Conceptos

El neuromarketing aplicado, una potente herramienta

neuromarketing

neuromarketing

A estas alturas ya habrás escuchado hablar más de una y más de dos veces del neuromarketing, que se erige cada vez más, como una forma de llegar al usuario, pues, cada vez son más las empresas y marcas que se han dado cuenta de que para llegar al cliente ya no es suficiente con mandar mensajes diciendo lo bueno que son ni lo increíbles que son sus productos. Ahora, hoy en día es necesario llegar a ellos transmitiendo emociones y unos valores de marca, puesto que, de otra manera, la marca no podrá recibir feedback positivo. El neuromarketing analiza la aplicación de la neurociencia en el mundo del marketing con el objetivo de ofrecer una interpretación de la conducta de los consumidores.

Se trata de una gran herramienta de investigación de mercados que precisa de unos rigurosos estándares de calidad.

Esto es de lo que hablamos cuando hablamos de marketing emocional, y con ello, utilizamos técnicas con las que intentamos hacer mucho más humana a la marca, tratamos de apelar a la emoción del usuario contándole una historia.

Pues bien, el neuromarketing nace a raíz de esto. Es la ciencia que investiga el cerebro y que estudia cómo se comporta durante el proceso de compra. Trata de analizar y de interpretar la conducta de los consumidores, lo que lo convierte en una herramienta muy poderosa en la investigación de mercados.

Empleando el neuromarketing podemos estudiar la reacción del cerebro ante un estímulo publicitario, midiendo tres aspectos claves: la atención, la emoción y la memoria.

En la actualidad, podemos decir que existen dos tipos de neuromarketing, el que podemos llamar directo, es decir, encargamos un estudio a una empresa y obtenemos los datos, o el neuromarketing aplicado, en el que adaptamos esta ciencia al sector, producto y mercado que nos interese para conseguir la información que necesitamos.

Con esta ciencia, los profesionales deben ser capaces de resolver los problemas que surgen dentro de distintas instituciones y empresas, dentro de contextos multidisciplinares, además de ser capaces de asesorar a las distintas empresas de acciones a desarrollar.

La verdad es que no es nada fácil aprender neuromarketing. Para mí, todo lo que implique conocer la biología y determinados aspectos de nuestro cerebro, es muy difícil, aunque sí es verdad que es el arma con el que todos quieren luchar en el terreno del marketing.

Y es que no solamente tienes que aprender el comportamiento y el funcionamiento del cerebro a un nivel muy profundo, sino que también tienes que poder establecer hipótesis de trabajo efectivas a la hora de trabajar con neurocientíficos, así como desarrollar estrategias de marketing (eso a priori parece más sencillo) que traten (y logren) estimular respuestas emocionales o racionales en los clientes que sean más susceptibles de ser fidelizados.

Por suerte para nosotros, existen masters y cursos especializados que nos ayudan a conseguir adquirir las competencias necesarias para convertirnos en verdaderos especialistas en neuromarketing aplicado y sacarle todo el jugo a esta herramienta tan importante.

Haz clic para comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.







Subir