Marketing

El pinchazo de la burbuja de los cupones online

cupones online

Cuando aparecieron hace unos años, las páginas de ventas de cupones online se convirtieron en una auténtica revolución. Un servicio que funcionaba bajo la idea de que cientos de usuarios comprarían el servicio, lo que permitía tirar los precios.

Es precisamente este modelo de negocio, conocido como “social shopping”, lo que hizo que en su momento triunfaran entre los consumidores. La idea de conseguir un chollo, sobre todo en tiempos de crisis económica, cuando los caprichos eran algo que no todos los consumidores podían permitirse. Y fue así como las páginas de cupones online vivieron su época dorada. Solamente en el año 2011 la popularidad de estos sitios en España creció a un ritmo de 64% en afluencia de consumidores.cupones online

Lo cierto es que las compras colectivas no eran una novedad, ya que se habían probado anteriormente en Internet. La custión es que no habían conseguido cuajar porque los consumidores aún no estaban preparados para este modelo. En cambio, cuando este tipo de páginas empezaron a llegar, los consumidores parecían más maduros para conectar con esos formatos de compra.

Además, este modelo de negocio no solamente era ventajoso para los consumidores, sino también para las empresas, ya que podían potencias sus ventas y darse a conocer a miles de usuarios. Convirtiéndose así es una estrategia de marketing muy eficiente para atraer a nuevos clientes y ganar visibilidad.

No obstante, no todo eran opiniones positivas. Hubo muchos detractores del sistema de este tipo de cupones online porque opinaban que las empresas debían ajustar mucho sus márgenes de beneficio lo que hacía que la mayor parte de las veces no compensara. Y que, por otro lado, los consumidores que lo usaban la mayoría de las veces no volvían. Piensa si alguna vez que hayas comprado un cupón has vuelto a ir al negocio en cuestión.

Debido a ello, desde el primer momento, hubo quienes señalaban que todo aquello no era más que una burbuja como otras muchas que ya se habían producido dentro del mundo online. El problema es que el tirón de los jugadores iniciales hizo que muchas empresas de todos los tamaños entrasen al juego para intentar posicionarse, lo que hizo que todavía aumentaran los temores de burbuja inminente aunque muchos se empeñaran en negarlo.

Ahora, una década más tarde desde que aparecieran las páginas de cupones online, el panorama es completamente distinto. La facturación de las empresas y, por tanto, de las propias páginas ha descendido considerablemente. Si a principios de la década parecía que salían páginas de cupones de debajo de las piedras ahora solamente quedan algunas empresas de este tipo. Algunas han sido compradas por las empresas más fuertes, otras se han fusionado y otras sencillamente han desaparecido. Y, aunque se ha ampliado la oferta de cupones con viajes y otros productos para intentar posicionarse en el emrcado, la cosa no ha mejorado.

Esto ha dado lugar a una oleada de despidos, dejando la plantilla, en muchos casos, reducida a su mínima expresión. El modelo no era malo, pero la competencia ha sido muy alta, lo que hacía que ninguna de las páginas consiguiera una ventaja competitiva sobre el resto.

Algo que no solamente ha ocurrido en las pequeñas empresas, sino también en la compañía líder del sector, Groupon, quien está intentando despertar el suficiente interés como para conseguir un comprador que se haga con ella. Así, la empresa que, en su momento, había protagonizado una de las salidas a bolsa más fuertes del sector tecnológico y que, incluso, había rechazado la oferta de compra de Google, se las ve y se las desea ahora simplemente para lograr salvar los muebles.

 

Haz clic para comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.







Subir