Publicidad

El sexo y lo subliminal, muy presentes en los anuncios de verano

sexo

Al igual que ocurre en otros sectores, la publicidad también cuenta con un componente estacional. Y es que, en determinados momentos del año, es más frecuente ver un tipo de anuncio u otro. Si en Navidad los anuncios más habituales son los de juguetes y perfumes y los mensajes tienen una gran carga emocional, en primavera las campañas publicitarias más populares son las de moda y en verano nos bombardean con anuncios de productos veraniegos y todo lo relacionado con estos meses. Playas paradisiacas, cremas solares, paquetes de viajes, habitaciones de hotel, etc. Pero si hay un producto que se convierte en el auténtico protagonista son los helados, ya que es cuando las marcas venden más y, por tanto, deben poner toda la carne en el asador para llegar a todos los públicos posibles.

En cualquier caso, lo que debemos destacar es que todo estos anuncios siempre tienen algunos elementos en común. Diversión, vacaciones y relax son los productos que realmente venden. Pero además, suelen estar cargados de mensajes subliminales y de connotaciones sexuales. Es cierto que diversos estudios llevados a cabo en los últimos años han revelado que el sexo ya no vende tanto como antes, ya que han empezado a verse desde un punto de vista más crítico por ser claramente sexistas, sobre todo en el pasado. Sin embargo, el verano sigue siendo una época en la que la sexualización de los anuncios continúa muy vigente. Una época en la que resulta mucho más fácil incluir alusiones o sugerencias de este tipo en la publicidad.

sexo

Uno de los mejores ejemplos de este fenómeno es precisamente el sector de los helados, donde las protagonistas suelen ser mujeres que aparecen comiéndose un helado de manera muy sugerente, mostrando una experiencia realmente alejada de lo que de verdad supone comer un helado. Basta con hacer una búsqueda en un banco de imágenes para corroborar que si buscamos “mujeres helado”, podremos encontrar decenas de imágenes sexualizadas con mujeres riéndose mientras disfrutan de un helado.

Pero si el sexo ha dejado de ser un elemento tan eficaz como hace unos años, ¿por qué se sigue recurriendo a él en la publicidad veraniega y especialmente en la de los helados? Todo apunta a que la presencia del sexo en estos anuncios tiene mucho que ver con la manera en la que se quiere vender el producto y con los valores con los que se quiere relacionar. Algo que también podemos encontrar en otros muchos anuncios relacionados con comida a lo largo del año, como hamburguesas o chocolate. Productos que no aportan un gran valor nutricional y que se consumen simplemente por el hecho de que resultan placenteros. Precisamente, por ello, juegan con los códigos que les permitan sugerir placer, mostrándolos como productos pecaminosos.

Haz clic para comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.







Subir