Social Media

Engagement y Redes Sociales; nuestros vínculos determinan el crecimiento

Son muchas las empresas para las que las crisis en los social media aún resultan muy lejanas. No han dado el salto y, en el momento actual, la razón primordial para ello ha sido el temor.

Temor ante un universo que se muestra poderoso, floreciente y con constantes oportunidades para desarrollarse y alejarse de la debacle por la que transitan los sistemas tradicionales.

Magnas, poderosas, utópicas y… exigentes, las redes sociales abren un mundo de posibilidades únicamente condicionadas a las cualidades y talentos capaces de unirse – estratégicamente- en la búsqueda de objetivos concretos.

No, el principal temor de las empresas ante las redes sociales es ¿cómo lograr la atracción, la fidelización y la co-creación con nuestros clientes, colaboradores y aliados? ¿Cómo salvar los, siempre presentes, “pecados capitales”, responsables de la pérdida de confianza y credibilidad? ¿Cómo mantener la ética en un contexto aún hostil que avanza por el “sálvese quien pueda”? y ¿Cómo, en definitiva, abrazar a nuestros clientes desde la entrega de respuestas?

Lo primero que debemos aceptar, es que no podemos solos y lo segundo, que la fórmula no está en los libros. Partiendo de esas dos premisas esenciales, es que nos lanzamos a las claves que nos permitirán conquistar los social media… aunque no seamos simpáticos.

Pule tu liderazgo, ninguna empresa hoy puede comenzar con un organigrama vertical. Cuando una idea de negocio fluye, cuando un talento se hace tangible, comienza la carrera por la conquista de la influencia, cuanto más pulido sea tu liderazgo y más horizontal tu línea de pensamiento, más cerca estarás de identificar los pasos para llegar a conquistar a tus clientes.

Capta talentos, atráelos hacia tu liderazgo y tu idea innovadora. Sólo cuando has identificado claramente tu idea, sus objetivos y el target (necesidades) a las que se dirige, sabrás qué talentos necesitarás para lograrlo.

Asegúrate que la etapa de creación de un equipo de trabajo, está centrada en la construcción de vínculos que nacen desde la confianza mutua y con la ética como motor de las relaciones.
Y una vez que lo logres, que la satisfacción de tu cliente interno esté en máximos, no te costará llevar a la práctica las acciones que nos exigen las redes sociales para catapultarnos a la categoría de “referentes”

Conoce, escucha, dialoga, interésate. Bien saben los nuevos líderes que éste es el camino hacia la conquista de cualquier persona, tanto si es un colaborador interno, como un cliente, ser capaces de exaltar las fortalezas del otro y desde ahí, identificar necesidades y entregar respuestas, son pilares esenciales hoy.

Se responsable, entrega información de calidad de forma constante. No olvides que es el acceso a la información lo que despierta al productor que todos llevamos dentro y, cuando un cliente pone todo su talento a disposición de tu empresa, estás en la fase de mostrar tus influencers, y por lo tanto, mucho más cerca de ser un referente.

Y finalmente, define adecuadamente los conceptos; entregar una experiencia única a los clientes y definirnos como una empresa de “excelencia” son conceptos muy globales en los que, la forma en la que construyamos nuestros vínculos, desde el interior de nuestra empresa, es quien decide su senda de crecimiento.

1 Comment

1 Comment

  1. MS

    23 septiembre, 2012 en 15:06

    Totalmente en acuerdo, buen artículo.
    Paso el link en el foro de Social Media
    socialmedia.foroactivo.com

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.







Subir