Marketing

¿Está la televisión en crisis?

televisión

En los últimos años, los problemas por los que en estos momentos atraviesa la televisión se han convertido en algo recurrente a la hora de analizar los cambios que han experiementado los hábitos de los espectadores. El que fue el medio de comunicación preferido por millones de familias en nuestro país ha ido perdiendo audiencia de manera progresiva, llegando incluso a existir grupos demográficos que ni siquiera la ven. Y el problema no es solamente que los canales temgan cada vez menos espectadores, sino que esto repercute negativamente en sus ingresos. Es por ello que muchos han empezado a hablar de la “crisis de la televisión”.

La inversión en publicidad por parte de las marcas ha ido descendiendo considerablemente en los últimos meses. Sin embargo, la cuestión no es que los anunciantes se estén pasando a otros medios y que el dinero esté emigrando a Internet. La situación es bastante más compleja. Aquellas grandes marcas que tradicionalmente han invertido grandes sumas en publicidad televisiva están gastando mucho menos. En buena medida debido al hecho de que haya grandes marcas que han nacido al amparo de Internet y de que los refrescos y snacks hayan empezado a ser reemplazados por productos más saludables por parte de los consumidores. Así pues, los presupuestos crecen muy poco o están disminuyendo.

televisión

Con lo cual, el culpable de todo esto no es Internet, sino el hecho de que las empresas hayan reducido su inversión. De hecho, gran parte de la publicidad de Internet está dominada por las grandes empresas online y por muchas pymes que no se anunciaban en la televisión porque no cuentan con presupuesto suficiente para elo.

Por otro lado, cabe destacar que esta situción no solamente está relacionada con el destino de los presupuestos de las compañías o que se hayan vuelto más conservadoras ante esta situación, sino también con el hecho de que la televisión haya empezado a percibirse de una manera más negativa por parte de los anunciantes, que ven que no obtienen los beneficios esperados con este tipo de campañas. Las audiencias no dejan de bajar, por lo que las empresas se han vuelto mucho más reticentes a la hora de invertir. Si la tele ya no es vista por tantos espectadores como antes, los anunciantes consideran que ya no es una decisión inteligente invertir en ello.

Entonces, ¿cuál es el futuro de la televisión? ¿Está destinada a sufrir una dura y larga agonía? Lo cierto es que aún es pronto para dar una respuesta clara al respecto. De momento, lo que podemos afirmar es que ha dejado de ser el medio de publicidad más deseado por las grandes empresas, como ocurría hace unos años, cuando estar en la televisión era prácticamente sinónimo de éxito. Sin embargo, todavía son muchas personas las que la ven a diario y la realidad es que sigue influyendo notablemente en las decisiones de compra. Pero también lo es que los consumidores más jóvenes son mucho más exigentes que las generaciones predecesoras y que acuden más a la red para inverstigar sobre los productos en los que están interesados, incluso aunque lo hayan visto por televisión.

Haz clic para comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.







Subir