Marketing

¿Están destinados a desaparecer los repartos de flyers en la calle?

reparto de publicidad

Si has pasado por el centro de tu ciudad en pleno mes de agosto, seguro que te has encontrado con la situación de tener que ir huyendo de los repartidores de publicidad, que por lo general están estratégicamente situados para que resulte imposible no pasar por delante de ellos. De manera que terminas haciéndote con una colección de publicidad en pocos minutos. Una constante que no solamente se da en las ciudades turísticas y en los momentos de mayor afluencia de gente.

Se trata de un formato que cuenta con muchísimo tiempo de vida y al que las empresas se resisten a abandonar. Y es que solamente se necesita un lugar que garantice mucho tránsito, como puede ser la boca del metro, para posicionar un punto de reparto.

La cuestión es que, para los consumidores, este tipo de estrategia publicitaria es una de las más molestas, más incluso que el buzoneo, ya que es casi imposible escapar de ellas. Seguramente alguna vez has recibido un flyer que no tenía nada que ver contiguo y que no has sabido que hacer con él una vez que lo tienes entre las manos hasta que encuentras la siguiente papelera. Así pues, no cabe duda de que se trata de un formato bastante agotado aunque las empresas sigan recurriendo a ello, ya que los consumidores no quieren recibirlos.

Tanto es así que el Ayuntamiento de Madrid acaba de aprobar la modificación de la ordenanza municipal que regula el reparto de publicidad para prohibir a las empresas que entreguen flyers a las personas que van caminando por la calle. Lo cual podría ser un ejemplo de cómo pueden ir las cosas en el resto de España en los próximos años.  Una medida que llega a raíz de varias denuncias realizadas por asociaciones de hosteleros de la capital.

Esto quiere decir que, en cuanto la normativa se publique en el boletín de la comunidad, empezará a aplicarse y las marcas no podrán abordar a los viandantes que vayan caminando por la vía pública para ofrecerles información con fines publicitarios. Todo ello con el objetivo de evitar molestias a los transeúntes, tanto a los locales como a los turistas que están de visita en la ciudad.

Esto no quiere decir que no puedan seguir repartiéndose folletos. La única prohibición es que se lleve a cabo en la calle. Los establecimientos comerciales podrán seguir haciéndolo pero en su tienda. Afectando tanto a los restaurantes como a los negocios de hostelería y a todos los comercios en general.

Sin embargo, aunque Madrid es el caso más llamativo, lo cierto es que no la única ciudad que ya ha limitado el reparto de publicidad en la calle. Segovia hace unos años ya decidió limitar el reparto de flyers en los alrededores del acueducto y en otras ciudades se requiere de un permiso municipal para poder hacerlo.

Haz clic para comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.







Subir