Marketing

Estrategias objetivas del marketing online

En un mundo globalizado y universalmente comunicado a través de internet, la libre circulación de la información ha traído consigo sobreabundancia, relegando a la inmensa mayoría de los contenidos al más absoluto desconocimiento por parte de las masas.

Internet ha supuesto, en este sentido, una revolución paradójica: en nuestros días, el desconocimiento proviene precisamente de la democratización de la producción y el acceso a la información; y, en definitiva, de la ingente cantidad de información a que el individuo se ve expuesto a diario, que sobrepasa con creces su capacidad de asimilación y desemboca en un acumulación estéril de contenidos.
El marketing online proporciona, no obstante, estrategias objetivas para aumentar exponencialmente el impacto de los contenidos que se desean promover. Huelga decir que estas técnicas de mercado desempeñan un papel capital en la promoción actual de productos: en nuestros días, el impacto de cualquier campaña publicitaria será limitado si se renuncia a jugar la baza de internet, pues cada día es más frecuente que amplios sectores de la población utilicen más la red de redes para informarse y divertirse que otros medios de comunicación como la prensa, la radio y televisión.
Ahora bien, dentro de esta nueva forma de marketing se distinguen diversas estrategias, que de diferentes maneras persiguen un mismo fin: la promoción global de un producto o una gama de ellos a través de internet.

  • La primera de estas estrategias es conocida como SEM (acrónimo inglés de Search Engine Marketing), que busca la promoción de determinados sitios web a través del aumento de su visibilidad en los motores de búsqueda más populares que ofrece la red. Tal estrategia se lleva a cabo mediante el pago por la colocación de los contenidos a promover en los buscadores elegidos.
  • En segundo lugar, se encuentra el SEO (acrónimo del inglés Search Engine Optimization) que persigue los mismos fines de modo distinto, a saber: el SEO trata de aumentar la visibilidad de los propios contenidos en los motores de búsqueda mediante su adaptación al sistema de funcionamiento de los mismos. Es preciso, por ende, alcanzar un conocimiento suficiente de los parámetros que deciden el posicionamiento natural de las webs en los buscadores para modificar la estructura de nuestra página web (títulos, cuerpos de texto, repetición de determinadas palabras claves, etc.), optimizándola de cara al posicionamiento en los motores de búsqueda elegidos.

Por otra parte, el auge actual de las redes sociales ha traído consigo la aparición de una nueva forma de mercadotecnia online, a saber: el SMO (acrónimo del inglés Social Media Optimizing), cuyo fin es optimizar la presencia de las páginas web o los contenidos multimedia donde promocionamos nuestros productos en redes sociales tales como Facebook, Twitter, Linkedln o Youtube.

Haz clic para comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.







Subir