Noticias

Experiencias asociadas a marcas

Los consumidores están saturados por la enorme cantidad de mensajes publicitarios que contemplan a diario, razón por la que debemos recurrir a la planificación estratégica.

Las marcas no venden productos o servicios, venden experiencias. Éstas se traducen en vivencias, sentimientos, cargas emocionales que se relacionan de modo indirecto con la identidad corporativa.

No debemos olvidar que el consumidor es quien, si se siente satisfecho con lo que la compañía le ofrece, se convierte en prescriptor de marca.

Una vez conseguido, debemos enfocar nuestra estrategia a la fidelización de estos prescriptores, pues son los que aseguran la supervivencia de nuestra marca y mejoran la imagen que poco a poco construyen nuestros potenciales clientes.

Todo esto nos lleva a afirmar, con total seguridad, que la marca es un conjunto de experiencias que cada persona va formando en su mente. A lo largo de nuestras vidas recibimos información compuesta por mensajes e ideales publicitarios, que incluso en numerosas ocasiones han supuesto un cambio en la conducta social o en el modo en el que se perciben ciertos hechos.

Debemos ser conscientes del enorme poder persuasivo que tiene la publicidad, que gestionada de un modo adecuado, y contando con una estrategia sólida detrás, podría alcanzar unos resultados muy eficientes.

También debemos mejorar la experiencia de nuestros consumidores en el momento de la compra. Así conseguiremos que la asociación de experiencias sea mucho más intensa y que la opinión del público objetivo sea positiva. Además, aportaremos credibilidad a nuestra conducta, pues nos presentaremos como compañías preocupadas por el bienestar social.

Haz clic para comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.







Subir