Influencers

Influencers creados con inteligencia artificial

influencers creados con inteligencia artificial

No cabe duda de que el marketing de influencers se ha convertido en los últimos tiempos en una de las estrategias más populares entre las empresas. Tanto es así que, poco a poco, ha ido surgiendo un nuevo escenario en el que toda parece valer y en el que la guerra por lanzar las camapañas más originales y que llamen más la atención ha empezado a dar lugar a cosas realmente inimaginables. Hemos podido ver niños influencers e, incluso, mascotas influencers cuyos contenidos se han hecho virales. Todo ello porque las empresas saben perfectamente lo complicado que es cada vez más tener éxito con este tipo de estrategias y que cada vez es más difícil separar el grano de la paja porque hay influencers que no lo son tanto y que se han convertido en verdaderos profesionales de la publicidad.

Pero además, muchas empresas están preocupadas por el impacto que lo que dicen o hacen los influencers sobre sus marcas pueda tener sobre los beneficios de la empresa. Es así como en los últimos tiempos han surgido los influencers creados con inteligencia artificial, fabricados a medida para dar más juego a las marcas.

influencers creados con inteligencia artificial

Uno de los mejores ejemplos de los influencers creados con inteligencia artificial es Lil Miquela, una influencer que ha aparecido en sus fotos con accesorios y ropa de importantes marcas en la red social Instagram. Pero también ha apoyado causas sociales y ha recomendado productos de belleza. Lo más curioso es que ya cuenta con un millón de seguidores y, por el momento, está teniendo una gran influencia sobre los mismos. Y hasta el mes de abril no desveló que realmente era un robot, una imagen generada por un ordenador por la marca Brud.

La cuestión es que no es la única. Blawko, Bermuda o Shudu son otros de los personajes de Instagram que no son reales, sino influencers virtuales. Tan reales que llegan incluso a confundirse con un ser humano. Y, al igual que los influencers de carne y hueso, también participan en campañas de influencers para diferentes marcas.

Llegados a este punto, cabe preguntarse qué interés puede tener un influencer digital cuando lo que realmente interesa de los influencers es escuchar a una voz experta que ya haya probado el producto o servicio. El interés por los influencerse creados con inteligencia artificial podría estar muy relacionado con lo mismo que ha hecho que algunas masotas se hayan convertido en influencers.

Sea como sea, lo cierto es que permiten que las marcas puedan crear sus propios influences a medida y controlar mejor lo que dicen y lo que hacen sin verse expuestas a ningún escándalo. Eso sí, crea un nuevo problema, ya que podría abrir las puertas a una necesidad para una mayor regulación por no considerarse algo ético, ya que pueden causar confusión y llevar al engaño. Las fonteras se están volviendo cada vez más difusas.

Haz clic para comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.







Subir