Conceptos

La comunicación con tu pareja, un tema delicado que puedes mejorar

barreras lingüísticas

comunicaciónLa comunicación tiene múltiples facetas y no siempre nos ayuda a expresar lo que sentimos. Pues a menudo decimos cosas que, a pesar de no sentir, queremos transmitir con el objetivo de aliviarnos del cabreo, por ejemplo.

La comunicación con tu pareja es un tema muy delicado que, gestionado del modo adecuado, mejorará considerablemente no solo tu día a día, sino también tu manera de entender los hábitos de los demás.

El siguiente ejemplo os muestra las diferencias a la hora de comunicar:

Una mujer comienza a contarle algo a su marido y al cabo de unos minutos se da cuenta de que éste contesta de manera automática. En este momento la alarma se activa y comienzan las preguntas incómodas y las respuestas poco honestas. Estas situaciones son comunes pero no son malas, siempre y cuando seas capaz de entender la razón. El modo de comunicar que los hombres tienen se diferencia en gran medida al que las mujeres poseen. Éstas necesitan contar su día a día y esperan que su pareja les entienda y apoye. El escenario no es el mismo para los hombres, puesto que éstos intentan comprender la situación y ayudarle a su pareja a resolver el problema que se les plantea.

Sin embargo, la mente masculina siente la necesidad de compartir los problemas, siempre y cuando no sea capaz de encontrar una solución eficiente. Es por ello, por lo que intentan siempre dar soluciones a los “problemas” que sus parejas comparten. Éstas por su parte, no llegan a entender qué es lo que les empuja a buscar siempre una solución y por qué nunca consiguen escuchar sin más.

Esto nos muestra la complejidad que la comunicación bidireccional tiene. Pues la respuesta no es siempre la esperada y, como resultado, la comunicación toma una nueva dirección que a veces desemboca en conflicto.

Para evitar esto, se aconseja recurrir a la ayuda de libros que explican las diferencias psicológicas entre hombres y mujeres, poniendo a nuestro alcance hechos que tienen su origen en la evolución.

Otro interesante ejemplo es la razón por la cual los hombres se cabrean cuando escuchan la frase “¿Por qué no paramos para preguntar a alguien?”. Esta pregunta no tienen nada malo en sí, sin embargo, se percibe como un ataque directo sobre el ego masculino y es percibida como algo realmente negativo.

En caso de entrar en discusión con tu pareja, intenta recordar que somos diferentes y no percibimos la información de la misma manera. Como resultado, tampoco podemos esperar que la reacción sea la misma. Un buen consejo en casos de tensión es recurrir a regalos de tiendas online como Miorgasmo.com, para sorprender a tu pareja.

Haz clic para comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Subir