Marketing

La creciente popularidad de los emojis y su uso en la comunicación

emojis

emojisEn la era de la comunicación instantánea, los emojis están adquiriendo una creciente popularidad, pues en un segundo dicen más que las palabras. Un lenguaje que ya integran muchas marcas que buscan dirigirse a su audiencia desde el lado emocional con su mismo lenguaje.

Miro mi móvil y recibo un escueto mensaje que no es más que un simple dibujo de una cara redonda roja de enfado. De inmediato deduzco el significado: Por la cara que pones no hace falta que digas más; estás harto, enfadado y completamente indignado por lo que ha ocurrido. Y respondo con otro esbozo… Una conversación donde sobran las palabras y con la que ambos nos entendemos a la perfección.

Y es que para los que somos unos apasionados de la comunicación en todas sus facetas, nos alegra que haya más recursos para expresar más fácilmente nuestras emociones. Hablo de un lenguaje que, con un ingenuo trazo, puede comunicar mucho más que un prolijo texto, añadirle gestos y tonalidad, y representar con precisión nuestros sentimientos.

Como ya lo hicieron hace miles de años con sus jeroglíficos los egipcios o los mayas precolombinos, ahora volvemos a la simbología de la expresión. Los signos de nuestro teclado del ordenador nos sirvieron para utilizar los emoticonos. El siguiente paso ha sido, desde finales de los 90 pero cambiando a gran velocidad, los emojis basados en simpáticas imágenes.

El primero fue una carita sonriente con la que su autor, Shigetaka Kurita, pretendía decir que la vida hay que tomársela con menos seriedad y algo más de humor. Desde entonces, cada día nacen nuevas representaciones de nuestra realidad emocional: gestos de alegría, enfado, desesperación, sorpresa, miedo, tristeza, amor, de asco; referencias a viajes, actividades, comida, ocio, trabajo…

Es el lenguaje que más rápidamente está creciendo, como afirma Vyv Evans, catedrático de lingüística en la Universidad de Bangor, Reino Unido. Hasta tal punto son populares que, en la actualidad, el 92% de los internautas los usa de manera habitual. Y es que hay más de 6.000 millones de emojis moviéndose cada día por el mundo vía aplicaciones de mensajería móvil, según constata un estudio de Swyft Media.

Dado su evidente peso en la comunicación, el prestigioso diccionario británico de Oxford, que cada año escoge una nueva palabra en función de las tendencias en el uso del lenguaje, ha elegido emoji como la ‘palabra’ de 2015.

¿Cuál es la clave de su éxito? Según revela un informe de la plataforma Emoji, diez de cada siete personas los usa por un motivo principal: les ayuda a comunicar lo que piensan y sienten con mucha más comodidad y exactitud que un texto. Sobre todo en el contexto actual, siempre conectado, móvil e inmediato.

Su poder de expresar las emociones es innegable. De hecho, el cerebro interpreta estos símbolos gráficos como información no verbal y los traduce en emociones, de acuerdo a un estudio publicado por la revista Social Neuroscience.

Un universo que se amplía.

El organismo encargado de evaluar las miles de propuestas y aceptarlas, según su grado de popularidad, para que se incluyen en el teclado de los móviles, es Unicode, un consorcio formado por miembros de Apple, Google, Microsoft, IBM y Adobe.

Hace unos meses han aparecido emojis que afinan aún más los matices de la comunicación, ya que funcionan como señas de identidad de las diferentes culturas. Disponemos de emojis multiétnicos con seis diferentes tonalidades de ‘piel’ en representación de las razas; de comidas típicas; de tradiciones y de población.

También se han lanzado en el mercado nuevas aplicaciones de teclados con teclas de emojis y gifs tanto para iPhone como para Android, e incluso una app, la SpeakEmoji, que traduce estos símbolos en texto y viceversa.

Las marcas se apuntan.

Las marcas que comunican con eficacia saben que, más importante que llegar a la mente del consumidor, lo es llegar a su corazón. Cuando lo consiguen, le conquistan, le vinculan, le implican y fidelizan. De ahí su incursión en este simbólico hilo de la comunicación emotiva, sencilla y directa. Esta tendencia cobra cada día más importancia, sobre todo cuando en el maremágnum de información en el que estamos inmersos se dispersa tanto nuestra atención.

Estos grafismos hacen la comunicación más divertida y expresiva al tiempo que dotan de caras y emociones a las marcas. Surge así una publicidad más personalizada y relevante, que tiene su público más afín principalmente entre los más jóvenes o millennials, y que transciende a las barreras de los idiomas.

Con estos símbolos, las compañías conectan con el consumidor con un guiño de complicidad, empleando su mismo lenguaje en un tono de humor. Introducen así sus mensajes en un contexto natural y positivo, como publicidad nativa, con los mismos códigos de comunicación y por los canales que utilizan los consumidores, sobre todo las redes sociales.

Instagram, por ejemplo, ya permite su uso en los hashtags, y ahora, más de la mitad de los comentarios en esta red lo incluye. En Twitter, muchas marcas han diseñado sus propios emojis.

Un reto, la medición.

¿Pero cómo se pueden analizar estas representaciones y cómo afectan a la marca? En realidad, si se evalúa cómo las conversaciones online influyen positiva o negativamente en la marca, habría que incluir en la medición las expresiones sugeridas en estos símbolos. Porque lo que está claro es que ya están integradas en las conversaciones de las redes sociales.

Recientemente, Facebook ampliaba su oferta de botones con símbolos de risa, sorpresa, enfado…, lo que supone una fuente adicional de datos personalizados. Son respuestas emocionales que aportan un gran valor para los anunciantes, ya que el análisis de esos sentimientos de alegría, de apego o de frustración, les capacitará para mejorar la experiencia del usuario.

Buscadores como Google, Bing o Emoji2Video permiten buscar por emojis basándose en su significado semántico, e incluso combinarlos con palabras.

Por su parte, Twitter ya ofrece la segmentación por emojis. Para ello ha establecido un acuerdo con asociados oficiales como AdParlor, Amobee, HYFN, Perion, SocialCode y 4C. A partir de ahora, las marcas pueden conectar con las personas en función de los sentimientos y pasiones que expresan mediante estos símbolos y segmentar por aquellos que tuitean con emojis de comida.

De esta manera, las herramientas de medición del SEO deben contemplar estos símbolos lingüísticos para conocer el sentimiento de los usuarios y saber cuál es su grado de positividad o negatividad hacia la marca. Es decir, más allá de métricas cuantitativas como número de descargas o de impresiones, entraríamos en el campo de la analítica cualitativa.

En definitiva, la comunicación eficaz apela a los factores emocionales, utilizando el mismo lenguaje que hablan los consumidores, y por los canales y plataformas que ellos usan. Cuanto más sencilla, personalizada y cercana sea la experiencia que transmite la comunicación, más fácilmente acompañará la marca al usuario en su viaje hacia la compra. Primero habrá que darles una buena razón para que se impliquen, y luego ir midiendo cada acción con el fin de ir corrigiendo y tomando el mejor camino. La medición tendrá que esforzarse no solamente en conocer mejor nuestros hábitos y nuestro rastro, sino también en cómo nos sentimos y nos expresamos si verdaderamente las marcas quieren “engancharnos” y conectar.

Artículo elaborado por Ana Martín, Strategic Planning Director de Maxus Spain.

Haz clic para comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.







Subir