Marketing

La pelota de Nivea: el mayor viral antes de los virales

No importa en qué década nacieras o a qué grupo demográfico pertenezcas, seguramente hayas jugado en la playa con  la pelota de Nivea cuando eras niño. Un accesorio que se convirtió en un elemento omnipresente en las playas de España y que ha resultado ser un magnífico ejemplo de estrategia de posicionamiento en el mercado. Un tipo de marketing basado en la recurrencia que logró hacerse viral incluso antes de que existieran los virales o Internet. De hecho, la pelota de Nivea es uno de los elementos de éxito más recurrentes cuando se analiza el potencial del marketing de verano.

Una
asociación icónica muy básica que guarda mucha coherencia también con el propio
producto que ofrece y en el que tantas personas confían a pesar de ser eso, muy
básico. Basta con pensar en el éxito que la lata azul ha tenido a lo largo de
las décadas y que sigue teniendo en la actualidad. Pero además, debes saber que
esta asociación tiene mucho que ver con el hecho de que los productos de Nivea
hayan estado desde el principio pensados para el cuidado de la piel,
especialmente en términos de protección
frente al sol.
Si echas un vistazo a los anuncios de la marca de las
décadas de los 20 y los 30, Nivea se anunciaba como un producto para mejorar la
piel de las mujeres, pero también como herramienta para protegerse del sol,
tanto en los meses de calor como cuando se practicaban deportes de invierno.

Así
pues, a lo largo de las décadas, Nivea ha conseguido posicionarse como una
marca relacionada con el sol, el verano y la protección de la piel. Eso sí,
cuando realmente logró afianzarse en el
mercado fue después de la II Guerra Mundial
, con el auge del turismo de masas,
cuando empezó a usar técnicas de marketing de guerrillas que consiguieron
hacerse virales, como es el caso de la pelota de playa.

Lo
más curioso es que no se sabe quién fue el genio que inventó la pelota de
Nivea. Lo que sí sabemos es que apareció tal y como la conocemos hoy a
principios de la década de los 50
como un producto promocional de la compañía, cuando los dueños de Nivea
empezaron a usarla de manera oficial y clara, convirtiéndose en poco tiempo en
un gran éxito por ser un accesorio perfecto para las vacaciones, fácil de
inflar y de doblar y de guardar.

La
marca regalaba sus pelotas con packs de productos o con campañas en medios de
envío de cupones. El éxito fue tal que Nivea incluso empezó a recorrer las
zonas de playa en las décadas de los 60 y 70 con caravanas que regalaban balones. Muchas veces ni siquiera conseguía
llegar a la playa para repartirlos porque se los “quitaban” antes. En
los años posteriores se siguieron haciendo campañas muy llamativas en las que
aparecían sus pelotas, haciendo que conseguir una pelota fuera una experiencia
memorable y divertida, como si de un juego se tratara. Las pelotas se lanzaban sobre las playas españolas en verano y
solamente se pasaba por cada playa una vez, lo que hacía que el momento fuera
único y que la pelota se convirtiera en un verdadero objeto de deseo. Después
de 40 años, en el año 2011 ya habían fabricado y distribuido al menos 20
millones de pelotas.

Haz clic para comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.







Subir