Marketing

La publicidad y el sexo, unos viejos amigos

Es conocido por todos que el sexo vende, podemos entrar en debates de si es ético o no y seguro que encontramos una gran diversidad  de opiniones, pero la realidad es clara: El sexo usado dentro de unos límites vende.

La primera marca que se aventura a utilizar el sexo en su publicidad es la marca de tabaco Pearl en 1871, que contó con una señora desnuda en sus paquetes de cigarrillos. Así que podemos decir que la publicidad y el sexo llevan vinculados más de diez décadas.

En la actualidad podemos ver marcas que lo utilizan como AXE, Victoria´s Secret, FHM o D&G, y la verdad es que suelen tener un gran éxito. De hecho la mayoría de estos anuncios tienen un elevado índice de notoriedad y recuerdo en la mente del consumidor. Pero a largo plazo este éxito se puede ver resentido, ya que si no se ofrece un producto de calidad el efecto conseguido por este tipo de publicidad se puede anular, y no solo eso sino que puede hacer un efecto rebote negativo y crear una imagen de marca obscena y vulgar para la sociedad.

Otro aspecto a cuidar sobre este tema es donde están los límites. El sexo llama la atención pero, ¿Dónde está el límite entre lo llamativo y el mal gusto? Esto es algo que la marca debe gestionar minuciosamente, ya que  hay límites que los consumidores no están dispuestos a tolerar y se podría llegar a perder la fidelidad de gran parte del target de la marca. Esto le pasó a D&G en 2007 con un anuncio publicitario,  que fue retirado en numerosos países por ser considerado como una apología a la violencia de género.

Por  todo esto podemos decir que el sexo en la publicidad es un arma de doble filo, al igual que puede reportarte grandes beneficios puede crearte enormes problemas.

Haz clic para comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.







Subir