Noticias y Actualidad

Lo que el caso Cifuentes nos ha enseñado sobre reputación y marca personal

Cifuentes

En los últimos días uno de los grandes temas que ha ocupado portadas de periódicos y cabeceras de telediarios en la televisión ha sido el escándalo protagonizado por la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes. El motivo han sido las irregularidades en el proceso de acceso al título de máster que, en un primer momento, hablaba sobre las irregularidades a la hora de tramitar el título, pero que ha terminado convirtiéndose en una auténtica bola de nieve conforme se ha ido descubriendo más información. Los nuevos datos hablaban de que la presidenta no acudía a clase, siendo un curso presencial, que no se presentaba a los exámenes cuando su expediente decía otra cosa y otras muchas informaciones que han ido desvelando los medios.

Cifuentes

Todo ello ha desembocado en una importante crisis de imagen pública para la política, más allá del hecho de que se haya cuestionado el cargo de la presidenta. Convirtiéndose además en un azote para la universidad que le concedió el título. Y es que el caso Cifuentes ha pasado a ser un auténtico quebradero de cabeza para los respnsables de comunicación  e imagen de la universidad y para la marca personal de los profesores implicados que también han aparecido en los medios con motivo de la noticia. Desde la profesora que firmó el acta del TFM del máster de Cifuentes hasta la funcionaria que consta en el registro de cambio de notas, pasando por todos los niveles de la escala, que también han visto como su imagen ha quedado manchada.Y lo peor de todo es que la mayoría de ellos han aparecido en los medios sin un equipo de imagen y comunicación detrás, por lo que todavía será más complicado  controlar el efecto que el escándalo tiene en su marca personal y, sobre todl, recuperarse de ello.

Con lo cual, no solamente ha salpicado a la susodicha y al PP, sino también a la Universidad Rey Juan Carlos, una de las universidades públicas más jóvenes de la comunidad. Y no solamente se ha visto afectada por este caso, sino que además han ido saliendo a la palestra otros escándalos anteriores.

Así pues, la imagen de la universidad ha caído estrepitósamente, lo que obviamente perjudica a todos aquellos que hayan estudiado en el centro. Y, aunque el caso se vaya a analizar al detalle en los próximos meses, lo cierto es que la reputación de la universidad ha quedado manchada para siempre. De hecho, no son pocos los estudiantes que sienten sierta intranquilidad ante su futuro laboral.

Un caso que ha puesto también en cuestión la calidad de la enseñanza de las universidades públicas, ya que la noticia ha saltado también a los medios internacionales. Algo que podría tener un impacto mucho mayor de lo que pueda parecer a primera vista.

1 Comment

1 Comment

  1. Luis

    11 abril, 2018 en 12:52

    Yo no termino de entender cómo ha podido suceder lo que ha sucedido. No ya el hecho de que la Rey Juan Carlos le haya concedido un título por la cara o un trato de favor a Cifuentes. Sino las meteduras de pata que se han ido sucediendo por parte de la Universidad a la hora de resolver la crisis del escándalo (primero dan una rueda de prensa para defender a Cifuentes, luego falsifican un acta, luego desmienten…). ¡Las Universidades viven del prestigio! Y todo lo que han hecho estos días es desprestigiarse continuamente. Hablamos de crisis de reputanción, pero es que no lo han podido hacer peor. Incluso en cuanto a la marca personal, con profesores tirando por tierra su carrera para salvarle el culo a un político… En fin, no se entiende.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Subir