Conceptos

Los 4 grandes obstáculos del Engagement, ¡una gran batalla por el crecimiento a través de las relaciones!

Si analizamos los acontecimientos que se propagan por la red y emergen como punto de encuentro de la atención pública, nos damos cuenta que, lo más exaltado en el momento actual son esas minorías que han adoptado términos como respeto, integración, reparto de recursos y mantenimiento de los compromisos entre sus hábitos y costumbres.

Personas que son capaces de complementarse, coordinarse, comunicarse y generar con ello confianza y compromisos que se mantienen en el tiempo y los que derivan nuevas y constantes oportunidades de desarrollo.

El Social Media nos ha llevado de la creatividad planificada a la empatía construída, el compromiso impuesto y el mantenimiento de la calidad como la puerta de entrada (o salida) del paraíso social.

En el social media se construyen hoy relaciones y es a partir de ellas que podemos comenzar a hablar de negocios. ¡No es posible construir una marca si no solventamos nuestros obstáculos relacionales!

Planificar la empatía

En las redes sociales no se deben hacer cosas contrarias al sentido común. Esta afirmación que puede parecer una obviedad no lo es tanto porque, pensemos por un momento, todos sabemos que debemos saludar con un “buenos días” efusivo, empático, optimista y directo a los ojos, de nuestro vecino al encontrarnos en el ascensor sin embargo… ¿cuantas son las veces que lo hacemos así? ¿Cuanto de cercanos y preocupados por el de al lado somos, especialmente ahora que la crisis arrecia y la escasez comienza a ser una forma de vida?

En el mundo paralelo que se desarrolla cada jornada desde las plataformas, las exigencias son las mismas, con el peso adicional que, si no somos capaces de mostrarnos, relacionarnos, ponernos en el lugar del otro… ¡saludar afectuosa y sinceramente en el ascensor! No lograremos la confianza de nuestros clientes y por lo tanto, nuestra marca no experimentará crecimiento alguno.

El fantasma del estancamiento en la carrera por la influencia, no es tan nocivo como el estallido de una crisis, sin embargo, pone de manifiesto la misma incapacidad para llegar al corazón de las emociones ajenas, para establecer “enganche” para consolidar vínculos y por lo tanto, para generar producto de esa relación, una nueva oportunidad de desarrollo.

No somos máquinas

Tenemos una tendencia innata a simplificar los procesos. Se denomina procrastinación a la situación que se produce por dejarse llevar por la desidia y caer en la simplificación. Debemos tomar conciencia de una vez por todas que construir relaciones lleva implícito el concepto “esfuerzo” en su acepción más positiva y vinculada con la complementariedad. ¡Que es finalmente lo que nos transforma en marcas sociales, cuando la automatización sustituye la interacción social, no estamos solventando esa etapa!

Lo que hemos dado, nos es devuelto

Sí sabemos que suena muy “Couch” pero es que realmente es así como funcionan las Leyes Universales que, en el Social Media, están más exaltadas por su propia naturaleza. Si no quieres recibir comentarios ofensivos no lo seas tú. ¡Recuerda que la razón de existir de la crítica no es menoscabar la reputación del otro, sino entregar más calidad y originalidad a un tema de interés!

El silencio y la desconexión

¿Recuerdan en la película Avatar cuando nuestro protagonista era desconectado del terminal y extraído de su cápsula? ¿Cuando volvía a ser un paralítico de guerra mientras su compañera azul lo buscaba por los bosques del mundo virtual?… la desesperación de ambos era tan latente como lo que puede experimentar un cliente ante una ley de silencio en las redes sociales. No podemos olvidarnos que el consumidor actual está ávido de información, la que busca adquirir a través de la interacción con aquellos a los que considera dignos de llegar a sus emociones. Si nos mantenemos distantes y desconectados, la vida en red continuará… y nuestros clientes buscarán otras marcas con las que construir relaciones.

Por muchas vueltas que le demos, la clave para consolidar un crecimiento eficiente y sostenido en el tiempo, está en nuestras manos y en las capacidades humanas que desarrollemos dentro del contexto de construcción de marcas. ¡Sin Engagement no hay empresa!

Haz clic para comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.







Subir