Marketing

Los riesgos de convertirse en una marca con valores que solamente vende humo

vende humo

Una de las cuestiones más recurrentes en los estudios sobre lo que las marcas deben hacer para conectar con los consumidores es la de los principios. En la actualidad, si queremos llegar a los consumidores y que conecten con nuestra marca debemos ofrecerles algo más que contenidos promocionales y anuncios publicitarios.

Los consumidores ya no quieren escuchar que una empresa es la mejor del mercado, sino que quieren conectar con ella de una manera mucho más profunda y emocional. Quieren que las marcas tengan valores con los que puedan identificarse.

Estaes precisamente la razón por la que en los últimos años hemos podido ver cómo pequeñas empresas han terminado convirtiéndose en empresas de referencia en su sector con esta estrategia y empresas más grandes lo han aprovechado para marcar la diferencia con respecto a la competencia. Y es que los valores han pasado a ser un elemento diferencial muy apreciado por los consumidores.

Las marcas han ido siendo cada vez más conscientes de la importancia de ocupar una buena posición en el mercado y han empezado a tenerlo muy en  cuenta en sus estrategias. Saben muy bien qué es lo que tienen que hacer y que esto debe tener un gran peso en todas sus acciones de marketing. Sin embargo, no han entendido realmente cuál es la esencia de las empresas con valores y qué es lo que los consumidores buscan en ellas. Y es que, por mucho que les pese, no se trata de vender que se cree en algo, sino en creerlo de verdad.

La posición debe siempre ser sincera y real. Los mensajes vacíos no valen, sino que lo que importa es comprometerse de verdad. Porque quedarse en unos valores que solamente sean discurso de relaciones públicas puede tener un impacto muy negativo en cómo los consumidores perciben la marca.

La importancia de ser coherentes

Diversos estudios han revelado que las empresas deben tener mucho cuidado con la manera en la que hacen las cosas y con cómo las transmiten a sus consumidores. Aunque las marcas son cada vez más conscientes del contexto en el que se mueven, los consumidores siguen siendo desconfiados de primera hora y no se comprometen mucho con ellas.

Dan por hecho que las empresas deben tomar partido, pero no terminan de creerse todo lo que hacen. La cuestión es que la recompensa de comprometerse es muy buena, pero al mismo tiempo son analizados con una visión muy crítica y con lupa por los consumidores.

Todo ello apunta a que las empresas deberían empezar a preocuparse. Y es que entre los consumidores empieza a verse lo que podría ser el “woke washing” (lavado del compromiso). Viene a ser el uso que la empresa hace de un elemento de moda en compromiso social por mejorar su imagen. Y no por qué sea así o porque les importe, sino porque simplemente se han unido al tema en cuestión, lo que puede resultar muy peligroso y dar al traste con todos los esfuerzos realizados, ya que puede entenderse como que se han subido al carro para aprovecharse y quedar bien. Así pues, las empresas deben aprender que no solamente es importante el compromiso, sino también ser coherente con lo que se predica.

Haz clic para comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.







Subir