Marketing

Melenas perfectas: ¿Cómo nos engañan los anuncios de champú?

Anuncios de champú

Los anuncios de champús son casi una categoría en sí mismos. Y es que, independientemente de la marca que se trate, este tipo de anuncios siempre suelen seguir un patrón establecido. Las mujeres que aparecen en ellos siempre lucen unas melenas de cine solamente con el hecho de lavarse el pelo con el champú que se promociona. Una melena que no solamente está limpia y sana, sino también un brillo asombroso que parece irreal, con resultados dignos de la mejor peluquería. Y, por supuesto, nunca falta el golpe de melena, uno de los códigos más utilizados en la publicidad de champús y tratamientos para el cabello.

Obviamente, nada de esto resulta creíble. De hecho, según un reciente estudio llevado a cabo entre 1.500 mujeres de la generación millenial, el 75% de ellas no cree que pueda lograr los mismos resultados que se muestran en los anuncios utilizando el champú. Y lo cierto es que esta percepción es bastante real, ya que los resultados que vemos en los anuncios de champú no son de verdad, sino que tienen que ver con una serie de trucos y golpes de efecto. Todos sabemos lo de las máquinas de viento, pero ¿y el resto? ¿Cómo lo logran?

Anuncios de champú

Cuando los anuncios de champú se graban, los profesionales encargados de la producción están siempre presentes, vestidos por completo de color verde para fundirse con el croma que se coloca detrás de la actriz. Son lo que, por ejemplo, en una película de superhéroes mueven la capa para que dé la sensación de que el personaje está volando.

En el caso de los anuncios de champú, para conseguir ese movimiento de ondas tan característico los profesionales mueven los brazos y manos por detrás para crear corrientes de aire que hacen que el pelo se mueva mientras la protagonista solamente tiene que ocuparse de mirar y sonreír a la cámara. Pero además, suelen mover el cabello con unos palos verdes en esas escenas para que la melena se vea con todo su esplendor.

No obstante, el croma no es el único truco al que se recurre en los anuncios de champú para crear la ilusión de un pelo casi irreal. También se utilizan bolitas de poliestireno extruido para dar volumen al cabello. Las bolitas se colocan en la parte de atrás del pelo de la protagonista para que la parte de delante parezca más voluminosa y más llena de vida, que es la única que se ve en el anuncio. Además, el pelo suele dividirse a la mitad, para que todo el pelo quede delante, de modo que cada mitad da volumen a una mitad frontal del rostro.

Por otro lado, debes saber que los anuncios suelen grabarse siempre desde ángulos muy concretos, lo que permite a los productores jugar con los ángulos que no son visibles para el espectador.

Y, por si esto fuera poco, el colmo de los colmos es que a veces el pelo de la modelo ni siquiera es suyo, sino que se usan pelucas que se pegan a la superficie del pelo real para que, cuando la meleta esté estirada al tumbarse, el resultado sea mucho más impresionante. El pelo de verdad queda recogido para añadir más volumen.

Además, suele usarse lavavajillas para eliminar la grasa del pelo, jabón para que parezca gomina, elementos adhesivos para mantener el pelo en su lugar cuando se usan máquinas de viento y sedal de cañas de pescar para lograr que las ondas caigan perfectas.

 

Haz clic para comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.







Subir