Marketing

Metodología 3D: más que Design Thinking

Design Thinking

Design ThinkingHoy en día, pese a que se habla mucho de la Metodología 3D, su significado sigue siendo una incógnita. Aunque popularmente se usa como sinónimo del Design Thinking, lo cierto es que en ella también confluyen otras prácticas de trabajo como Agile, Scrum o Kanban, entre otras.

Para poder entender bien la Metodología 3D y el Design Thinking, lo mejor es ir paso a paso y comprender su filosofía:

  1. Todo cambia, asúmelo. Sin duda, este fenómeno siempre ha existido, pero actualmente, gracias al rápido avance de la tecnología, los cambios cada vez suceden con mayor frecuencia. Estos cambios se acentúan todavía más en el ámbito digital.
  2. Las personas son lo primero, conócelas. Desde el inicio hasta el final de los proyectos, es imprescindible dar respuesta a los deseos y necesidades de las personas. La complejidad o coste de la solución que finalmente haya que aplicar para resolver la necesidad no debe ser un condicionante inicial a la hora de analizar las necesidades de las personas.
  3. Coge perspectiva (da un paso atrás). Es preciso coger perspectiva y contextualizar todo aquello que se está analizando, así como tener una visión holística de los problemas y necesidades para comprender su naturaleza. Cuando tienes el contexto claro, puedes ir al detalle y comenzar a plantear soluciones.
  4. Recuerda siempre el POR QUÉ (antes que el QUÉ y el CÓMO). En general, muchas empresas tienen muy claro QUÉ es lo que hacen o CÓMO lo hacen. No obstante, no existe claridad ni cultura sobre cuál es la motivación que les mueve a hacerlo. Para poder realizar un buen trabajo, es importante tener claro el POR QUÉ haces lo que haces.
  5. Haz las preguntas apropiadas. A menudo los usuarios dicen: “necesito un CRM” o “necesito un sitio web”, cuando lo que realmente deben comprender es para qué quieren un CRM o un sitio web, ya que puede ocurrir que el problema que se pretende abordar en realidad no tiene como solución más óptima la implementación de estas herramientas.
  6. Ideas. Todo vale, sé creativo. Asimismo, es imprescindible buscar una aproximación divergente de pensamiento. En las dinámicas de brainstorming o similares es importante que no se cohíba a ninguno de los participantes ni se critiquen ninguna de las opiniones. Todas ellas deben ser valoradas y apuntadas para más adelante ser analizadas y filtradas.
1 Comment

1 Comment

  1. Dario Herrera

    21 enero, 2018 en 21:48

    Excelente introducción, todo se reduce a la adaptabilidad.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Subir