Noticias

No te equivoques, una idea brillante no te garantiza la viralización del vídeo

Si nos proponemos analizar vídeos que hayan obtenido un alto índice de eficiencia en la estrategia de viralidad observaremos que el secreto no está solamente en el concepto creativo, es más, hay vídeos que nos parecen demasiado simples y poco elaborados, y aun así nos extraña que hayan alcanzado tal éxito.

La clave está en conectar con el público objetivo. Si lo conocemos muy bien y sabemos cuáles son sus necesidades y preferencias, podremos poner a su alcance exactamente lo que busca. Debemos satisfacer sus necesidades informativas, entretenerlo y poner a su disposición todo lo que le parezca excepcional.

Está claro que siempre habrá parte de la sociedad a la que le parecerá ridículo lo que se está comunicando, pero como con todo en esta vida, no podemos complacer a todos. En este caso nos interesa conectar con nuestros potenciales consumidores, sin ofender por supuesto a los demás espectadores.

También juega un papel importantísimo el proceso de producción. Podemos tener la mejor idea pero si no contamos con los medios para llevarla a la realidad y convertirla en una pieza terminada, probablemente todo se quede en una idea brillante que no cumplió las expectativas de su inventor.

No hay que olvidar tampoco el contexto socio-cultural. Cualquier acontecimiento puede favorecer o perjudicar la campaña en la que se integra el viral.

En definitiva, no confundamos buena idea con buena realización o éxito inmediato. No se trata de un simple proceso en el que intervienen unas pocas variables, aunque el resultado global adopte un concepto simple.

Haz clic para comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.







Subir