Estudios de Mercado

¿Por qué gastamos más cuando estamos felices?

cuando estamos felices gastamos más

Seguro que siempre has escuchado que cuando estamos tristes compramos más, como si de esta forma pudiéramos hacer terapia.  Lo hemos visto mil veces en las películas de Hollywood y numerosas investigaciones en los últimos años los han corroborado. Sin embargo, lo cierto es que no existe una relación directa entre la tristeza y las ganas de irse de compras. Y es que, según otros estudios llevados a cabo recientemente, también gastamos más cuando estamos felices.

La cuestión es que cuando estamos tristes, compramos más porque estamos tristes por nosotros, pero cuando el sentimiento es generalizado y afecta a toda la población, son las emociones positivas las que hacen que gastemos más. De hecho, cuando nos sentimos relajados, estamos incluso más dispuestos a pagar hasta un 12% más por las cosas. Por eso, cuando nuestro entorno es positivo y optimista, compramos más y viceversa. Un fiel reflejo de ello han sido los momentos más difíciles de la crisis, cuando la sociedad mantenía sentimientos negativos y pesimistas, lo que hizo que el consumo cayera de manera generalizada.

cuando estamos felices gastamos más

De hecho, los datos de consumo de los años más complicados de la crisis económica en España mostraron precisamente este retroceso del consumo. Entre 2007 y 2014, el gasto de las familias descendió un 8,6% de media, con caídas más acusadas en comunidades como Murcia (-15%), Canarias (-15%) y Baleares (-16%). Además, el promedio más bajo lo encontramos justamente en los inicios de la crisis y en el primer trimestre de 2013, con un 12,6% de caída del consumo.

La crisis había provocado que la situación económica de la sociedad se complicara, por lo que se compraba menos. Pero además, también había dado lugar a una atmósfera de pesimismo, preocupación y nerviosismo que llevaba a los consumidores a gastar lo menos posible. En cambio, en cuanto se empezaron a notar los primeros síntomas de la recuperación, el ambiente se volvió más optimista y el consumo creció de manera generalizada. Esto queda perfectamente reflejado en el gasto que los españoles han venido haciendo durante la campaña de Navidad desde el año 2014, aumentando el consumo en un 15%.

No obstante, aunque resultan muy ilustrativos, no solamente debemos quedarnos con las cifras del gasto durante los años de la crisis. Es evidente también que aquellos países que son más felices compran y gastan más. Es el caso, por ejemplo, de Dinamarca que, según la ONU, es actualmente uno de los países en los que sus ciudadanos son más felices. Se prevé que este año los daneses gastarán más de los que lo han hecho en los últimos 10 años. Su nivel de felicidad es más alto que nunca, lo que ha creado un ambiente más optimista e impulsa al mayor gasto. Tanto es así que los expertos ya han comenzado a augurar que podría producirse una “carrera del gasto”.

Haz clic para comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.







Subir