Marketing

¿Por qué la cultura corporativa de Facebook ha resultado ser tóxica?

Es evidente que la imagen pública de Facebook no pasa por su mejor momento. Pero además, mientras la red social intenta reponerse, parece que sus trabajadores se han empezado también a sumar al golpe generado por los escándalos que han puesto a Facebook en el punto de mira en los últimos meses. Y es que sus antiguos empleados empiezan a salir a la luz para decir al mundo que trabajar en Facebook es como formar parte de una secta.

Las acusaciones de estos antiguos trabajadores se centran sobre todo en el hecho de haberse sentido presionados para mostrarse positivos y felices y no poder quejarse. El sistema interno de la red social, que impone revisiones cada seis meses en las que los propios empleados se dan feedback unos a otros ha ido dando lugar a un ambiente laboral realmente nocivo.

Y es que los trabajadores sienten que están obligados a participar en todas las actividades de la empresa, a interactuar con sus compañeros para caerles bien al resto y a mostrarse positivos. Porque consideran que es la única forma de avanzar en su trabajo pero no porque realmente les interese. Pero además, quejarse o preguntar sobre algo conllevaba recibir después llamadas de enfado.

La cuestión es que este tipo de cultura corporativa solamente consigue que la jornada laboral de los trabajadores sea menos positiva, es decir, todo lo contrario a lo que se pretende. Con lo cual, el hecho de que ir a trabajar sea menos agradable cada día se ha convertido en uno de los principales problemas que Facebook está viviendo en los últimos meses. De hecho, hay quienes están seguros de que si los empleados no estuvieran sometidos a tanta presión por demostrar que todo es perfecto y si pudieran hablar más libremente de lo que no les gusta, los problemas hubieran llegado antes a la cadena de mando de la red social.

Así pues, esto llega para Facebook en el momento menos propicio en el que la empresa está menos preparada para asumir este tipo de riesgos y problemas. Pero también puede extrapolarse a otras empresas del sector. Si hace unos años las empresas tech eran vistas como una especie de paraíso laboral donde todo el mundo quería trabajar, hoy la cultura corporativa de estas compañías se ha convertido en un problema para su imagen y para su reputación. Estas oficinas de diseño con toboganes biblioteca, comida gratis y salas de juegos parecían  lugares encantados para trabajar que proporcionaban múltiples beneficios.

Sin embargo, las voces de los que ya han estado allí han empezado a despertar y a mostrar al mundo que esta cultura no es tan positiva como parece. Todos estos beneficios solamente hacían que los empleados pasaran más tiempo en la oficina y quedaran atrapados en un continuo en el trabajo. Una especie de jaula con preciosos barrotes que ha terminado por arruinar muchos lugares de trabajo. Es lo que se conoce como el “Wellness Syndrome”, el síndrome del bienestar, causado por esas fascinación por la felicidad en el trabajo. Sin embargo, toda esta burbuja solamente ha hecho que los empleados sean menos felices. Y es que ser feliz en el trabajo está muy bien pero verse forzado a ello no lo es tanto.

Haz clic para comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.







Subir