Marketing

Sé exclusivo para diferenciarte

exclusivoInternet, y con ellas las redes sociales, se han convertido en el escaparate global más grande del mundo donde podemos promocionar nuestros productos y/o servicios, donde el pez grande puede competir con el pequeño, donde todas las marcas, sea del tamaño que sean, tienen su lugar.

La aparición de redes sociales en las que podemos añadir las fotos de nuestro producto ha provocado que hoy en día sea más fácil que nunca comprar, eliminando las viejas restricciones que teníamos hace unos años, puesto que hoy no estamos sujetos a la compra de artículos en negocios físicos cercanos a nosotros.

La forma de vender también cambia

No cabe duda de que el ecommerce ha cambiado la forma de vender y de comprar en todo el mundo, proporcionando numerosas ventajas y beneficios para marcas y clientes, que han visto como ahora tienen un mercado infinitamente mayor que hace unos años, cuando la única forma de comprar a distancia era la venta por catálogo y teníamos que esperar meses para recibir la compra en casa.

Por este motivo, por la gran competencia en este gran mercado que es internet, las marcas han tenido que tomar conciencia de que tenían que cambiar, de que era necesario evolucionar hacia un sistema en el que los usuarios son los amos y señores de todo, en el que son los clientes los que tienen la sartén por el mango y deciden lo que quieren que las marcas les ofrezcan y en qué condiciones, puesto que, en caso de que una marca no satisfaga esas necesidades, a saber, buen servicio, buen producto y buenas condiciones económicas, encontrar a otra marca que sí lo haga es tan fácil como introducir una palabra en el cajetín de búsqueda de Google.

Ofrecer diferenciación al cliente

Es un imperativo para las marcas, en todos los sentidos, sobresalir por encima de sus competidores en internet, y sobresalir significa ser diferentes, ser exclusivos, ofrecer algo que los demás no ofrezcan. Esa es la verdadera clave. Ya se sabe, el que golpea primero, golpea dos veces.

A todos nos gusta saber que estamos haciendo algo que los demás no, que somos los únicos poseedores de un producto, o los únicos que estamos adquiriendo un servicio al que nadie más puede acceder. Nos gusta ser diferentes, ser exclusivos, que nadie más tenga lo que nosotros tenemos, porque eso nos da un valor distintivo, un valor añadido, motivo por el cual las marcas deben esforzarse al máximo para satisfacer esa necesidad.

El ser distintos, exclusivos, nos va a dar una ventaja competitiva sobre nuestros competidores, que, aunque vean lo que hacemos y nos copien, nunca podrán decir que fueron los primeros en realizar esa acción o en ofrecer ese servicio o producto, y los usuarios lo saben, por lo que seremos valorados por ello.

Está claro que lo exclusivo vende porque el usuario se quiere sentir diferente, y la marca debe ser consciente de ello.

2 de comentarios

2 Comments

  1. Juan Madueño Criado

    24 febrero, 2017 en 16:11

    Ofrecer una imagen de expertos en Internet, tanto para marcas como para personas, debe estar conjugado con ofrecer la misma imagen en entornos offline.

    Para ello, en el caso de las marcas, deben asegurar que sus productos sean de la máxima calidad, y que el servicio asociado a la venta, sea competitivo y sin retrasos.

    En el caso de las personas, donde nosotros somos los productos, debemos conjugar la comunicación online con una presencia física que potencie los valores y conocimientos que mostramos en la red.

    • Mariano Espel

      28 febrero, 2017 en 17:11

      Gracias Juan por tus regulares aportaciones
      Es de mucho valor para nosotros la participación de nuestra comunidad

      Un abrazo!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*







Subir