Marketing

¿Se ha tomado Whatsapp la justicia por su mano?

Como muchas plataformas digitales han descubierto, una de las claves para el éxito en un medio tan saturado como es Internet, es en la apertura tecnológica. Permitir y apoyar a desarrolladores de todo el mundo para que modelen según sus necesidades, adapten a sus usos y creen nuevos productos derivados de la plataforma original.

Un claro ejemplo de esto ha sido el caso de Twitter, que gracias a las múltiples herramientas que complementaban sus carencias iniciales, como por ejemplo Twittdeck, Twittpic, etc. se ha extendido y se ha convertido en uno de los medios de comunicación más utilizados.

Las llamadas APIs (extensiones que permiten a los programadores utilizar las funcionalidades de una plataforma en sus propios desarrollos) son ya algo común, y desde Google hasta Facebook pasando por cientos de servicios online, las ofrecen a la comunidad de Internet.

Whatsapp, que por su implantación universal es uno de los medios de comunicación más extendidos, no ofrecía este tipo de apertura, pero había “permitido” hasta ahora que multitud de desarrolladores en el mundo invirtieran miles de horas y cedieran libremente su creatividad para ampliar las funcionalidades de esta extraordinaria plataforma de mensajería. Pero algo debió ocurrir en Whatsapp poco antes de la multimillonaria adquisición de Whatsapp por Facebook.

Pero días antes de la venta, Whatsapp envío a la plataforma desarrollo colaborativo GITHUB un comunicado para que cerrase los proyectos relativos a su producto, sin comunicarlo previamente a los desarrolladores, que de pronto vieron como el acceso a sus proyectos, alegando que todos ellos habían infringido derechos de autor y mal uso de la marca comercial, al considerar que no estaban protegiendo los intereses de Whatsapp Inc.

Y ahora nos preguntamos, ¿qué pasa con los derechos de autor de las personas que han creado estos contenidos? ¿Qué derecho tiene una compañía norteamericana sobre individuos de otros países para tomarse la justicia por su mano? ¿Qué pasará con todos los proyectos que hacían crecer el valor de esta plataforma? ¿Ha sido la decisión de Whatsapp una estrategia acertada?

Artículo elaborado por Santiago Revellado, director de Medialabs.

Haz clic para comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.







Subir