Marketing

Sólo 2 de cada 10 pymes cuentan con un plan digital para su negocio

La importancia de la digitalización de las empresas ha sido y sigue siendo uno de los temas protagonistas en el discurso empresarial de los últimos tiempos. Sin embargo, la realidad de las pymes continúa siendo muy diferente. Y es que el 97% no tienen la digitalización como una prioridad. Algo más de la mitad espera que sus cuentas mejorarán en el próximo año debido al incremento de la demanda de los clientes y a la tendencia  de crecimiento de la economía. No obstante, casi ninguna menciona el uso de las nuevas tecnologías ni la digitalización de sus negocios como factor de peso en esta mejora de negocio.

Aunque dos tercios de las pymes española han invertido una media de 10.000 euros al año en servicios de voz, web y acceso a Internet, el 70% de ellas no cuenta con personal con habilidades digitales y el 80% necesita ayuda externa para poner en marcha planes de digitalización para su negocio.

digitalización

Las pymes españoles tienen que ser conscientes de la importancia de la digitalización para crecer en el mercado, mejorar las expectativas y la satisfacción de las necesidades y ganar competitividad y eficiencia. Pero, para cumplir con ello y que el balance de la adopción de las nuevas tecnologías resulte positivo, hace falta poseer un concepto global sobre el significado de la transformación digital, que se trata de un proceso de adaptación al medio. Se necesita más Inteligencia Digital a la hora de desarrollar los planes estratégico, saber cómo van a gestionarse y a utilizar los datos y establecer las inversiones. Solamente la combinación de todo ello determinará el éxito y la evolución del negocio.

El problema es que, actualmente, solamente 2 de cada 10 pymes cuenta con un plan digital. Y de ellas, poco más de la mitad cuenta con un presupuesto asignado a dicho plan. Además, el 25% de las empresas desconoce a ciencia cierta hacia dónde dirigirá su inversión en digitalización.

La digitalización trae numerosas oportunidades a las pymes, como la mejora de la gestión, la eficiencia, el aumento de la rentabilidad y la reducción de los tiempos. Además, permite focalizar la actividad diaria en el crecimiento de los negocios, aprovechando los recursos y capacidades, optimizando resultados con el fin de mantener una posición competitiva en el mercado y reduciendo las tareas repetitivas y la burocracia.

La cuestión es que se enfrentan también a determinados obstáculos, como la escasa formación de los trabajadores y el alto coste de la puerta en marcha. Por esta razón, la pequeña empresa debe apoyarse en su flexibilidad y en su agilidad para dotarse del talento y el equipamiento necesarios para poder afrontar los retos y aprovechar las oportunidades que ofrece la digitalización.

Haz clic para comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.







Subir