Marketing

Tomarse un descanso nunca viene mal

descansar

Tomarse un descanso es algo que en determinados momentos todos necesitamos pero pocos hacemos. El entorno que nos rodea es un entorno lleno de cambios a los que tenemos que adaptarnos constantemente, todo ello hace que el cansancio se apodere de nuestro cuerpo y de nuestra productividad.

Aquí llega el momento en el que tu cuerpo te pide descansar pero tu mente decide continuar sin hacerle caso. Esto no hace más que disminuir la productividad, llegando incluso a deprimirte. ¿Por qué? Porque los resultados que hace ya alcanzabas con trabajar durante un par de horas, ahora son inalcanzables incluso por el doble de tiempo. Tu concentración ha desaparecido y no eres capaz de encontrarla.

¡Ha llegado el momento de relajarse y desconectar! El poder que tal técnica tiene es mucho mayor de lo que crees, aunque son muchas las personas que lo subestiman. No olvides que al igual que cualquier máquina, el ser humano también necesita energía.

Pero esto no es todo, hay que tener también en cuenta que una persona cansada y un poco pesimista, hace que todos a su alrededor se carguen de energía negativa. Pues esta persona será probablemente la que rechace todas las ideas creativas de sus compañeros, tan solo porque ella misma no sea capaz de llevarlas a cabo y no crea en su posible eficiencia.

Todo esto se convierte en un círculo vicioso cuyo fin nunca llega. Dicho esto, los directivos deben prestar especial atención a lo que ocurre a su alrededor, y en el momento en el que alguien de su equipo necesite descanso, no dudar en concedérselo.

Haz clic para comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.







Subir