Noticias

Youtube, la nueva cadena de televisión

Seis años. Éste es el tiempo que Youtube lleva activo desde su fundación en 2005. Muchísimo ha llovido desde entonces en Internet. Hablando de cifras: Youtube recibe 3.000 millones de reproducciones al día (dato del 2011) y se coloca como la tercera página web más visita del mundo, muy cerca de Facebook y con un grandísimo impacto en Norteamérica, según el ranking Alexa. Esta estadística tan abrumadora y solo demolida por Google, que es propietaria del portal de vídeo, se ha conseguido en la mitad de una década. Casi nada.

La nueva televisión de Internet, la que podemos consumir cuando queremos, como queremos y cada vez desde más dispositivos diferentes (móviles, tablets, etc.) ha certificado sus grandes éxitos gracias a los grandes hits que todo usuario de Internet debe ver al menos una vez en su vida. Por mera inercia a través de los memes o por contacto directo, los éxitos de Youtube forman parte de nuestro imaginario colectivo y son imitados en todo el mundo por estos espectadores convertidos a productores.

Da igual el idioma. Estos tremendos éxitos anónimos de Youtube traspasan las fronteras y se disfrutan incluso sin comprender lo que se está diciendo. ¿Quién no conoce a  Incluso existen recopilaciones históricas de estos vídeos claves en la historia de la plataforma audiovisual. El concepto de Greatest Hits, hasta ahora únicamente vinculado a las ventas de un producto, se enlaza en Youtube con la cantidad de reproducciones que no tienen por qué reportar ingresos económicos a sus espontáneos autores.

La posibilidad de alojar nuestros vídeos gratis ha contribuido al desarrollo de estos nuevos productores de contenido de webcam, móvil y cámara de poco peso que se aleja de los cánones televisivos clásicos. Con ganas de ponerse delante de la cámara y algo que crear y mostrar, una persona completamente anónima puede coronarse como el rey o la reina de la red de vídeo sin el más mínimo plan de producción o presupuesto. Casos como Charlie bit me, que solo requieren un padre ávido, dos simpáticas criaturas y un móvil, son buena muestra de ello.

Lógicamente, después está la creatividad de Internet y la pasión de más de uno por parodiar aquello que ve en televisión. Ejemplos sobran: Bed Intruder Song, que se puede hasta encontrar en iTunes como melodía para descargar, o las reinterpretaciones sonoras de las noticias de schmoyoho. Por desgracia para más de uno, el concepto del troll digital también se ha mudado a la producción de vídeos y no duda en dar cazar a todos los errores e “injusticias” que hace media década quedaban enterradas en los programas de zappings emitidos en las mañanas de los domingos.

Este productor casero ha surgido de la nada. Antes era imposible pensar que una persona anónima desde su casa podía congregar a millones de espectadores en todo el mundo con apenas tres minutos de vídeo grabados en una habitación sin cámaras ni maquillaje. La televisión tradicional se encuentra en estado de shock y trata de descubrir cómo sacar partido a esta nueva tendencia, llegando incluso a fichar a las nuevas estrellas de Youtube para sus programas estrella y a potenciar las emisiones en streaming.

El sector más comercial también se ha beneficiado del éxito de Youtube. Que se lo digan a las productoras musicales, cuyos vídeos se encuentran entre los más exitosos de la plataforma. Justin Bieber, odiado y querido a partes iguales en Internet, acumula más de 600 millones de reproducciones en uno de sus videoclips; Lady Gaga se lleva 400 millones de visualizaciones con su Bad Romance; y el Waka Waka de Shakira tampoco se queda corto. En este sentido, Youtube se ha transformado  en una nueva forma de reproducir música gracias a las listas de reproducción capaces de competir con la radio y con sistemas como Spotify.

No deja de ser curioso que Youtube, que siempre ha vivido del diferido, esté comenzando a adentrarse en los directos de conciertos y eventos para acercar a todo el mundo contenidos sin fronteras idiomáticas. Cold Play, U2 y Bon Jovi ya han emitido sus espectáculos por la plataforma de vídeo de Google con un tremendo éxito. Llevando estas emisiones al plano más provechoso para la sociedad, ¿a qué esperan las universidades, los gobiernos y las instituciones públicas para emitir online sus actos públicos?

Vistos los hitos alcanzados por Youtube, el crecimiento descomunal que ha tenido en su primera media década de existencia y cómo seguirá creciendo y abatiendo a la competencia en los próximos años, creo que el mayor problema al que se enfrenta la plataforma en la actualidad es conseguir que los creadores de estos nuevos contenidos obtengan algún beneficio. Está claro que la publicidad ayuda, pero todavía es demasiado frágil -sobre todo por la crisis-. ¡Que lleguen las recompensas y no decaigan los ánimos creativos!

.

.

Autor: Emilio Márquez Espino CEO de Networking Activo.

1 Comment

1 Comment

  1. Emilio Márquez

    21 enero, 2012 en 16:44

    Google con Youtube ya son los reyes del vídeo online, con un empujón pueden ser con #GoogleTV los reyes de la nueva forma de entender la Tv.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.







Subir